Translate

viernes, 26 de mayo de 2017

CICLOS...


                    Mis sentimientos se descarrilan, las vías no encuentran su paralelismo y el semáforo se vuelve loco cuando cruzan los trenes. ¡Por favor un gin tonic, con una lágrima de limón! La sospecha siempre supera a la realidad, pero jamás a la verdad. El teatro de la vida abre su telón y deja que sea la razón la que hable de amor, porque cuando el deseo inunda las capas de tu piel, ni el alma más bendita, es capaz de secarlo.

                    12.00 PM. Toma mi forma la almohada, el olor es intenso y vuelan los fantasmas del ego. Se abre el telón de los sueños, brinca la imaginación y todo sucede, en mi estación.

                   12.05 PM.  Mercado de alfombras persas al norte de un oriente, pipas de opio y elefantes mostrando colores. Las mil y una noches en mi mano, Simbad y sus cuarenta ladrones en la otra, molinos de viento en mis labios y dulces sedas recorriendo una estampa, en mis ojos. Puesta del Sol naciente, horizonte recibiendo olas, cielo azul reflejo de Luna  y árboles creciendo en las entrañas de la Tierra.

                   12.10 PM.  Baila la cobra y muestra su veneno, pasea sin ton ni son  la sagrada vaca, toma té el vínculo inglés a desafortunada hora y silba el viento sus esquinas. Vomita pobreza la rata en su alcantarilla, muestra el loro que no puede recitar y huele el zorrillo, la peste en su caminar. Conoce nuevas paredes el borracho en sus calles, inaugura portales el mendigo y pervierte huellas el vagabundo. El silencio es rutina y el vómito, analiza vidas.

                  12.20 PM. Llega el primer tren. Bajan pobres, altruistas, gamberros, políticos, mercenarios, ladrones, homicidas, personas y poetas. Grita el mercenario y compra el político. Llora el pobre y el altruista mira para otro lado. Sonríe el homicida y el ladrón le roba su oxígeno. Sienten las personas y el poeta lo escribe, sin sentir lo que sienten. Se completa el ciclo de la realidad fingida
.
                 12.30 PM. Llega el segundo tren. Bajan enfermos, obispos, carpinteros, lacayos, millonarios, amantes, personas y literatos. Suspira el enfermo y el obispo da su extremaunción sin saber a quien, pide trabajo el carpintero y el lacayo le da madera, pide amor el amante y paga el millonario, lloran las personas y el literato no sabe escribirlo. Se completa el ciclo de los vicios.

                 12.40 PM. Llega el tercer tren. Bajan  pecadores, burócratas, prostitutas, niños, doctores, payasos, personas y sabios. Pide el pecador y la prostituta se ofrece, sonríe el niño y el payaso siente que perdió su trabajo, tiene prisa el burócrata por saber su enfermedad y el doctor le dice que espere a mañana, ríen las personas y el sabio escribe un refrán. Se completó el ciclo de la tristeza y también el andén.

                12.50 PM. Arrecia la lluvia y aparece un letrero “No hay más trenes”. Se apagan las farolas y en la esquina se abre el “Bar de la estación”. Se acumulan los sedientos miedos. Camina entre mesas un poeta sin inspiración. La soledad pide un whiskey doble, a un lado se perfila vigoroso el erotismo  y marca barra con el ruido de su puño. El cantinero le sirve un aperitivo y en sus aceitunas imagina pezones. Entra sigiloso el pecado y se sienta en la última mesa detrás de la última esquina. Solo escucha. Y aparece el gran miedo: “la mujer”. Mira, observa, aprieta sus labios y comparte una copa con la soledad. De reojo siente al pecado y lame una aceituna.  La envuelve el erotismo, se atreve con el pecado y desnuda al poeta sin inspiración. El sexo es oral, intenso y convulsivo.  La inspiración no llega y el poeta se deja. Deshace barra el ardiente y ansiado sesenta y nueve. Rasguña piel la madera y tiemblan vacías las copas. Llega el hombre y cierra el bar de sus miedos. Se completa el ciclo de las humedades.


                01.30 AM. Por fin llega un taxi, la fila es larga. El conductor es transparente, pálido y lánguido. Abre el maletero y escoge la hoz más afilada. No hay distinción de clases ni credos, no hay riquezas ni pobrezas, no hay influencias ni escapes, no hay dudas ni explicaciones que dar. Nadie se lleva nada. Todos y cada uno de ellos enseñan vacío en sus manos y entran al taxi…La muerte completó, el ciclo de la vida.


jueves, 25 de mayo de 2017

UN PAISAJE EN MI CAMA...


                  Ya respira otoño mi árbol, espera silencio la nieve y el cielo pinta gris. La sombra embellece y rasguña paredes, los dedos ven sus uñas y la palabra enmudece aire. Despierta el pezón en su frío escalofrío, duerme la piel su intensidad, desvanece la boca sus labios y sufre la mirada por no poder abrir sus ojos. Cava su trinchera el deseo, respira el olfato su agonía, suena la música en el polvo de la poesía y relata cuentos, la compungida libertad. Truena el sentimiento en su alevosía, desparrama gotas de sangre el latido, huye la razón y se encoje el alma.
                  Amanece tenso el pensamiento y el carmesí de la vida, yace tatuado en las sábanas de la esperanza. Las manos cierran puños y someten almohadas, nadie humea café y no viven letras en mi mesita de noche. Nacen respuestas vacías a las preguntas de mis paredes.  Relame el instinto  antiguas humedades, agota la perversión su inquisición y venera el tacto, su olvidado cuerpo.
                  Supremo silencio que borras el recuerdo de ajenas compañías, venerado deseo que no te atreves a ser escrito como pasión, vacío existencial, orgía de falsas excusas en la razón y miedo a una soledad que todavía llena mi cama. En la locura hablan los algodones con las sedas, grita la madera y sufre la cabecera cuando las uñas de la rabia prueban su consistencia. Se delata la cobija y exhibe oscuridad la lámpara, muerde labios la ventana al mostrar cielo y distancia, envejece el oxígeno al cerrar la puerta y gime el frío, porque nadie me abraza.
                  La tristeza compone una canción, su música es robada a la melancolía y su voz toca trémula en su cadencia. Despierta el vaho en el cristal, sudan las sienes y se cruzan las piernas. La imaginación muestra su poder y el color su ternura. Vacila el músculo y se contrae el vientre, abraza la mano y corre la sangre, se sorprende el corazón y late mi alma. Explota el pensamiento, se revientan las venas de la fuerza y llora pánico el cuerpo. Te fumas un cigarrillo y me miras. Hoy te poseí y te amé, pero solo fuiste…Un paisaje en mi cama.


                 

                  

miércoles, 24 de mayo de 2017

SIN EXCESO DE EQUIPAJE...


                Debo empezar el viaje a lo imposible, el viaje a lo eterno, el viaje a mi sueño…Ese viaje que rueda como la Tierra, que refleja luz como mi Luna y que tiembla miedos como mi destino. Hice y deshice maletas, las llené de promesas y las cambié por sentimientos, las llené de preguntas y las cambié por música, las llené de historia, pero mejor las sobrecargué de poesía. Creo estar listo y ellas también, creo que empiezo a respirar y el oxígeno lo sabe, pues no tenía un lugar en mí, creo que el cielo es más y más azul, que me empuja el viento y que mi libertad por fin tomó su posesión. El itinerario está escrito, las nubes por las que pasaré ya las bebí, la espera retará mi tiempo y el encuentro será la dulce sensación de oler, saborear, abrazar y dejar solo una lágrima como testigo de mi amor.
               Llegaré al aeropuerto y será la última intolerancia quien revise mis maletas. Las abriré una por una, rasgaré falsos fondos, cortaré forros y mostraré secretos rincones. Nada encontrarán, solo un Libro, ese Libro que escribe mi vida, mis emociones, mis sentimientos, mis errores, mis deseos, mis defectos, mis pasiones, mis virtudes, mis anhelos y mis sueños. No lo entenderán, solo lo pesarán y me dirán: “Señor, exceso de equipaje. Debe dejarlo. No hay manera que lo pague, es demasiado. El avión no podrá levantar vuelo con tanto bagaje”.

              Y entonces, soñaré. Imaginaré la fuerza del Creador. Tentaré a la naturaleza. Juntaré mares y les explicaré… Será el viento quien prenda el primer motor, el rayo quien ilumine sendas, el granizo limpiará espinas y el cometa dará vigor al mensaje. El ángel soltará su arpa y se vestirá de verso, el volcán vomitará su lava y el hielo la convertirá en pergamino, sonreirá mi Luna y en sus labios cargará tintas, escribirá y el primer rocío lo empapará en tu ventana. Despertarás y me leerás. El Universo entero esperará tu respuesta y cuando tus ojos miren al infinito, ahí estaré: Sin maletas, desnudo, sin Libro y solo para ti, porque así me quieres, desde cero y…Sin exceso de equipaje.


martes, 23 de mayo de 2017

EXÍGEME!!!

                  Conozco ese rincón como escoba vieja, conozco ese lunar como si te hubiera parido y conozco esa arruga porque solo sale de tus ojos cuando me miras. Un día besé tus labios y soldé sus grietas, lamí tu pezón izquierdo y me quedé con su aureola, respiré en tu ombligo y robé por siempre tu intimidad. Bailé tu elegancia, absorbí tus miedos, me abrazaste y dormí mi vida en ti. Y ahora desde mi conformidad, desde mi comodidad en ti, solo te pido que me exijas, que despiertes en mi otra vez tu amor y que cuando cierres tus ojos, sea la mirada de mi alma la que vea por ti                  
                    Ven, abrázame y exígeme, exígeme sentir, oblígame a olerte, extirpa mis labios y ponlos en tu piel para que saboreen tu sudor. Deja que los miedos tiemblen porque  ya mi cuerpo exige tu contorsión, mis labios tus besos y mi pecho, la dulce mordida de tus dientes. Ven y exígeme porque el cielo se durmió, obtuve el permiso de mi ángel y la Luna ya nos abrazó de sedas y algodones. Llené de suavizantes aromas mi cuerpo con sabor a elegancias y orquídeas, maté al silencio para que viva el gemido, cosí tu piel a mis huesos y di libertad al músculo.
                    Hice a un lado al pensamiento, le pedí a la sociedad su ceguedad, a la libertad su dulce albedrío y al pecado sus defectos. Escribí en mis sábanas que te amo en mayúsculas, en mi almohada que te necesito y en mis paredes, desgarré la poesía escrita de mi soledad. Sentí al bíceps del tiempo explotar su fuerza, al espasmo del espacio vomitar su distancia y al Verbo, consentir mis versos. Regué mi jardín y elegí los mejores pétalos, los junté en mi mano y con ellos froté la primera amapola que ví, copularon, hicieron el amor, intercambiaron salivas y nacieron jazmines, claveles, azucenas, orquídeas y dulces hojas de marihuana.  Le escribí una poesía al elefante rosa que volaba en mi cabeza, le otorgué amnistía al loco político que voté y en mi esperanza, abroché el botón del sarcasmo a la camisa de la diversión.
                    Atrévete y hazlo, pervierte mis instintos porque solo necesitan tu excusa para explotar, abraza mi ternura y sentirás intensidad, deja que mi penetración sea fuerte y besarás el orgasmo de una consentida lágrima. Ven y exígeme porque necesito decisión, exígeme porque mi vida es sueño y en él no me siento, exígeme porque tu palabra es calostro de mi ansiedad, tu mirada un reto en mi deseo y tu simpatía, mi beso en tu ombligo. Exígeme fuerza, amor, pasión y ternura porque nací para dar…Exígeme perdón, abundancia y necesidad porque nací para sembrar…Exígeme generosidad, timidez y poesía, porque nací para escribirte.


                   

                    

MUJERES, VAMPIROS Y OTRAS BELLEZAS...(PARTE 2)


                  Tierno lloraba y suspiraba. Tierno se preguntaba y esperaba. Tierno sabía lo que quería y no se atrevía… Tierno era noble, quizás distante, quizás diferente.

                  Era especial y él lo sabía. Jamás había amado, jamás el sueño humedeció una estampa de amor, jamás una caricia dejó huella en su cuerpo. Pero debía conocerse, debía intentarlo, debía ser lo que sentía y debía probarlo. Vivir por alguien no es lo mismo que vivir por ti, porque vivir sintiendo alguien, no es lo mismo que sentirte y porque vivir la emoción de que alguien te ame no es lo mismo que sentir la poesía de un soñado amor. Y Tierno sabía eso, lo sentía y debía escribirlo en su vida.

                   Amaneció y buscó, caminó y profundo respiró. Primera esquina, primer bar, primera cantina, primera opción: Suelta la puerta su arrogancia y cierra sus pétalos la madera, pide un trago y la miradas caen. Huele el alcohol y canta la dulce rockola por unos centavos. Desarma el cielo el silencio, cae el humo de los cigarros y se nubla la barra. Cae el vaso y rompe consistencia, se llena el cenicero y llega el ansiado aperitivo. Brincan las aceitunas en su pequeño plato, se relamen los boquerones en su vinagreta y sienten escozor las patatas en su brava salsa. Tierno busca. La más bella pone una mano en su pierna, los feos miran. Recela el infierno y llora el cielo. El pecado sigue virgen y tiembla el miedo. Tierno se atreve y en su pregunta, encuentra opción. Le dijo que “sí”. Hoy tendrá mujer para amar. Suena el trueno, duerme eléctrica la ansiedad, pica el boquerón en su lengua e invita otra copa. Se vacía la cantina, reclama su pago el cantinero y Tierno derrocha. Él sabe que su sangre es dulce y ella a él está pegada, lo que ella no sabe es que también su sangre, ya es vicio para Tierno.

                   Llega el “chulo” de turno. Bien parecido, gimnasio forjado y carnosos labios. Pide su cuota, la bella asiente y Tierno pregunta. Coinciden las respuestas. La mano de Tierno abraza al Chulo, recorre su espalda y eriza su trasero. La dádiva es doble. El trío está completo, la habitación reservada y el destino escrito. Pide su opción en el Motel, jacuzzi, cama de agua, champagne y fresas. Tierno estaba listo… Por fin su vida, amaría a un hombre y a una mujer… (continuará)






lunes, 22 de mayo de 2017

ESTA NOCHE, TE SIENTO...


                Te dibujé esta noche, dejé que mis tintas esbozaran un beso, que mis ojos imaginaran tu cuerpo, que mis palabras se convirtieran en óleos y que se atrevieran a pintar tu alma. Me quedé pensando a través de la ventana y sentí el poder del árbol estremecerse ante la fuerza del viento,  vi nacer la primera estrella de esta noche y vi tu Luna desgarrar de ternura el cielo. Y así te veo en mi tela, estremecida ante la fuerza de mi sentimiento, enredada en mis brazos en el nacimiento de una pasión y desgarrando a tiras mi piel, con tanta ternura.
                Llegó la música para acompañar mi obra, rompió el silencio mi ángel con su aleteo y tartamudo, cantó el grillo. Escondió sus grandes ojos el búho al girar su cuello, enronqueció el lobo y no se atrevió con tu Luna, arribó a nuestro puerto la calma y abrigó el frío.  Quizás el cuerpo esté enfermo y mi alma no lo sepa, por eso te amo como adolescente en celo, quizás el tiempo ya manchó las manos pero mis caricias siguen lisas, quizás mis letras tiemblan preguntas pero mis versos son tan sólidos como el amor que por ti siento.
               Esconderé prejuicios en mi noche, habitaré los mundos de mis sueños y le pediré al averno que incinere los miedos.  Te sentiré y me sentirás, doblaré el espacio y me tendrás, robaré un pedazo de tu Luna y salpicaré mis humedades, esas humedades que nacen en el orgasmo del alma y viven cohibidas en los latidos de mi corazón. Saldré descalzo y pisaré cada rosa de mi jardín para que sus pétalos aterciopelen la intensidad de mi cariño, desnudaré mi cuerpo y nadaré en el primer rio para que mi sudor empape piel cuando llegue a tu mar, copularé con el horizonte para que cada arcoíris escriba mis colores y me sientas…Y cuando el amanecer se atreva, le pediré a tus manos que me calcen, a tus labios que me empapen y a tu alma que me posea.
             Escribo mi pesar y mi sentir, relleno grietas en la membrana de mi amor y escupo caricias en la ternura de esta noche. Te dibujo y te siento, te pinto e ilumino tu mirada, te huelo y cierro mis ojos, hago un espacio en mi cama y es tan intenso el vacío que el escalofrío es tenso, el deseo mata y mi pasión, hace el amor con mi poesía. Esta noche, te siento.


              

               

domingo, 21 de mayo de 2017

ESCRÍBELO...


Siente y lucha, escucha el beso de la vida y escríbelo.
Detén el tiempo, huele un café, mira un vacío y escríbelo.
Provoca un deseo, arma una pasión, ámala y escríbelo.

                  Frota el cielo, pide tres deseos y un sueño. Mira por tu ventana porque tus deseos son esas gotas de lluvia, esas transparencias de rocío y esas lágrimas que cuelgan en los ojos de tu sueño.  Deja que tus brazos naden al albedrío del viento, consiéntete y déjate llevar. No mires atrás porque ahí quedaron recuerdos que saben a miedo, ilusiones que a medias se pegaron y anhelos que quizás un día, enraizaron tu alma en el laberinto de las dudas.  Por fin, convenciste a ese duende llamado razón, a ese escozor mental que piensa por ti, a ese maldito cúmulo de neuronas que solo divaga realidades cuando tu sueño es la dulce imaginación del alma, el eco donde retumban los latidos del corazón y la casa donde habitan las ternuras de tu ángel…Por fin convenciste a la razón para que te deje ser, para que te deje respirar y para que te deje amar.
                 Enseña a tus manos a cerrar puños, pero no de nostalgias sino de esperanzas. Enseña a tu cuerpo que erizar piel, no es síntoma de dolor sino de amor, enseña  a tus labios que un beso no solo es dar un pequeño abrazo, sino que es penetrar la intimidad de un sentimiento. Enseña a tus ojos que solo ver,  es obsoleto para el alma y que mirar, es reflejar espejos donde nada el agua de una vida. Enseña a tus manos que una caricia es poseer, que tocar es dar y que apretar es sentir. Dile tus dedos que señalar no es educación, pero  caminar en piel es dulce perversión, que una buena tinta no solo desvanece uñas sino que tiembla fuerte en las falanges, que un verso no solo nace de la carne sino que es parido con dolor con la intensidad del alma y que la dulce poesía necesita de ellos, de su alma y de la dulce historia de tu vida.
                 Porque cuando estés preparado, se cerrará la noche y en tu ventana verás la luz del faro, de ese faro que guía tu destino más allá de la imaginación, más allá de los sueños y más allá de tus letras. Seguirás su luz y en ella te explicarás, te conocerás y dormirás tus verdaderos anhelos. Cruzarás túneles y grandes valles, se abrirán los grandes mares y sentirás la invención de nuevos vientos, te llenarán de polvo las estrellas, de fuego los cometas y de amor los ángeles. Y cuando llegues y seas, por favor…Escríbelo!.


                




sábado, 20 de mayo de 2017

EL ÚLTIMO DIARIO...


               No me dejes pensar porque huiré de mi realidad y temo huir porque mi pensar está inacabado. No aprietes mi tiempo porque todavía no le doy espacio, no receles de mi Luna porque todavía no la llenas. Escoge un motivo y lo llenaré de razón, imagina una caricia y le pondré ternura, sueña conmigo y te enseñaré las espinas de mi camino. Lamento tanta frustración y deshago mis puños en paredes que ya no siento. Mis pies ya no caminan, solo resbalan sobre sendas de tristeza. Mi boca ya no espera tu aliento, solo vomita la hiel de la desesperanza, mis ojos ya no miran, solo están abiertos, incluso en el sueño de la pesadilla.
              Empezar de cero es una opción, dejar que mis manos arranquen tu blusa una necesidad, y por eso, mataré al gallo que canta y dejaré ronco al lobo cuando de reojo mire mi Luna. Lastimaré a la persona que más amo y de mi haré un poema, le pediré al cielo que detenga el mar y en su osadía, crearé un cuento. Seré el más altruista de los humanos y regalaré amor calle por calle, cantina por cantina y semáforo por semáforo. Sepultaré lacayos bajo tierra sin conquistar para que de una vez sean libres, escribiré una esperanza en el corazón de la libertad para que de una vez se atreva a ser y preguntaré al Creador porqué demonios me puso aquí, para que de una vez sepa, para que soy, que valor tengo y para que sirvo.
             Me llenaré de poder y leeré, leeré y leeré. Leeré cuando se abre el mar, cuando el hombre pisa la Luna, cuando el fuego es lava y cuando el frío deslava montañas. Leeré la incógnita del ser, la membrana del alma y la sinrazón del corazón. Leeré cuando veo perdido sin mirar, cuando mis manos no te pueden cerrar y cuando mi piel no se te puede pegar. Leeré la mudez del silencio, la vanidad del viento y las tormentas de arena que apagan mi pasión. Leeré hasta que las ceras salpiquen de blanco mis páginas, hasta que los tintos descuelguen gotas en mis tapas y hasta que el dulce disparo, cierre la noche de mi vida.
            Depresión y soledad, presión y dulce espasmo, antítesis de vida, juego de muerte y esclavitud del alma. Detiene la razón la bala en su atrevida explosión, huele el aire a pólvora mojada y se engarrota el dedo en el gatillo de la infamia. Vive el calambre en la piel y la duda revienta emociones, suda el ego, los ojos miran vacío y cantan los Soles un nuevo amanecer. Muestra su equilibrio la balanza de la vida y la muerte, explota la naturaleza y su luz atraviesa mis paredes, busco valentía en la cobarde decisión y solo puedo imaginar la renovación silenciosa y constante de una gota de agua, en el río que llena mi mar.
            Gota de vida que transformas oxígeno en necesidad, transparencia en espejo de mi destino, densidad en naciente espuma de pasión. Gota que conviertes tu camino entre piedras,  en obstáculos al fracaso y tu osadía en motivo de razón. Gota que arrastras preciosidad en tu profundidad, verdad en tu intensidad y deseo en tu parida humedad. Gota que llenas mis lágrimas de la sublime emoción del autoconocimiento, que robas sonrisas a tus paisajes y las tatúas en mi boca…Gota de cielo que dejaste que mi alma te abrazara, que a través de ti mis ojos vieran y que mi corazón se empapara con los latidos del Universo. En ti me fundiré y seré parte de tu agua, contigo nadaré tus ríos y cruzaré mares, explicarás que mi vida tiene sentido y me recordarás, que no merezco ser explicado y es por eso que ahora escribo, mi último diario.