Translate

miércoles, 30 de marzo de 2016

OJO

OJO................................... 
Había una vez……Un ojo que perdió su cara y en su extravío viajó por otros mundos , su mirada se llenó de los más inverosímiles colores e invadió de nuevos sentimientos su retina.
No satisfecho con lo visto, buscó otras miradas y en ellas conoció odios y orgullos, nuevas pasiones y bajas vanidades, rencores y lágrimas que nunca había sentido.
Se sintió solo, humedeció su tristeza e intentó encontrar su cara pero no encajaba en ningún perfil. Decidió seguir su búsqueda y se perdió entre la estupidez que bombardea imágenes, se perdió entre los bajos barrios de la sublimidad comercial….Se perdió entre la complicidad de interesadas miradas ladronas de sueños y nostalgias.
En su gastado peregrinar decidió pausar su mirada y soltar una lágrima que borrara de sus párpados tanta tristeza acumulada…Cerró sus pestañas, recordó y lloró.
Y el tiempo pasó. Sintió una primera arruga en su rasgada comisura y se preocupó. La resequedad invadía poco a poco su iris, su transparencia ya dibujaba las opacidades de la eterna soledad y en su mirada solo sentía el vaho de un rocío que no entendía.
Viejo y empañado caminó por paisajes que ya no veía, sumergió su escasa vitalidad en mares que solo lo escocían con su sal y extrañaba esa mano que aliviaba su incipiente e intenso comezón.

Desesperado por no encontrar su cara, decidió pensar…..Y en su extasiado agotamiento se puso a soñar…Y en su pesadilla solo rezó y pidió el deseo de un milagro. Se durmió.
Despertó y en el dulce reencuentro otra vez lloró. Él había sido creado para dar luz a esa cara…Él embonaba perfectamente donde había nacido. Y sintió otra vez nostalgias y felicidades, vibraciones y emociones, tristezas y las sensaciones de siempre.
Dio gracias y prometió no buscar otra vez nuevos colores, nuevos paisajes ni caminos que secaran su alma. Prometió no volver a jugar con la vida pues lejos de ella no hay felicidad, solo la oscura soledad en el pozo de la cruel indiferencia social.