Translate

jueves, 26 de mayo de 2016

COMÍ UN PEDAZO DE TU LUNA


      Empezó todo como la primera vez: Silencio, pasión y profundo erotismo.
     Las palabras eran solo símbolo del escondido consentimiento, el aliento oscurecía nuestras bocas y en sus besos solo ardía la dulce espera del ansiado tiempo. 
     Ternura que abrazas vidas en los serios y educados principios, miradas que atraviesan los suaves muros de nuestra adolescencia… Instante hecho miel, que enjuagas salivas.
     Acaricié toda tu piel, pellizqué tus muslos con cada dedo de mi amor y cada vez que uno de tus latidos encogían mi corazón, mi alma los abrazaba con la fuerza de la profunda pasión.
     Y vi temblores, sentí  tus erizados pezones en mi boca y escondí los miedos de la infancia en la profundidad de mi elegancia. Nadé despacito sobre tus orgullos pero mis manos solo se perdían en tus escondidos paraísos.
     Niña que ahora eres mujer, mujer que alguna vez fuiste niña…Solo recuerda esa suavidad, esa ternura y el cariño que besó por primera vez tu luna. Recuerda la poesía que en ella escribí, recuerda esos dedos que recorrieron tu cuerpo y te llenaron de amor. Recuerda los vientos de mi aliento y siempre escucha sus silencios porque en ellos, gozarás otra vez mi música.
     Algún día, te dirán que me fui. Iré con los ángeles a disfrutar del infinito, iré a recorrer el futuro del universo,  atravesaré eternidades…Y explicaré al vacío que fui el primero, que fui el primero que comió un pedazo de tu luna.