Translate

miércoles, 28 de septiembre de 2016

HOY, TE SOÑÉ


           Te vi correr despacito, muy despacito. Viajabas en una nube y el viento te llevaba de norte a sur. Entre hilos de vapor, imaginé transparencias. Entre algodones reconocí la dulzura de tus labios y entre diferentes aires, gocé la pureza de tu alma. Acortaste distancias y llenaste de ternura mi paisaje, bajaste de tu nube y palideció mi poesía al observar tanta hermosura, tanta belleza cubierta de lluvia y miel.
            Con tus ojos encendiste mis ceras, con tu boca descorchaste mi añejo tinto  y con tu voz, pusiste música a nuestra velada. Descalzaste tus pies, deshojaste tu blusa y  en mis brazos, dejaste caer tu sensualidad. Me pediste un deseo y mis labios tocaron tu lengua, te pedí un instante de pasión y sentí tu pecho pegado a mi cuerpo, me pediste caricias y dejé que mis dedos  resbalaran por tu espalda, te pedí  amor y me entregaste tu alma.

             Bendito cielo que pusiste una de tus nubes en mi almohada, dulce paraíso que invadiste mi noche con tu intimidad.  Perversión sobrenatural  que arrancaste mis instintos de la profunda soledad, alas de amor que abriste el candado de mi puerta  con la fuerza de tu viento, ansiedad eterna  que no dejas que entre la luz del amanecer.
           

             Rezo a mis miedos para que este sueño no sea efímero, reto con mi espada a los demonios del olvido para que no lo saquen de entre mis sábanas. Lucho contra la tempestad de la razón para que este sueño se alargue en mis noches y pido un segundo a la eternidad,  para  seguir gozando la intensidad de tanto amor.