Translate

miércoles, 30 de noviembre de 2016

TU BESO...


           Escuché una palabra en tu beso. El aliento confundió mi saliva, tu lengua tocó mi alma y tu sabor, llenó de miel mi corazón. Temblaron mis labios al rozar tanta suavidad, lloraron mis encías ante la blancura de tus dientes y esa dulce sensación, cerró mis ojos.
            Sentimos calor, pasión, atrevimiento y deseo. Sentí calor, ese calor que nace de la sangre y nunca muere, ese calor que enchina piel y levanta poder…Ese calor que invade intimidad y deshace miedos. Ese calor que escribe versos y recita poesía.
           Sentí pasión, esa pasión que nace de la libertad y no escucha razones, esa pasión  que entre puños, arruga sábanas y deshace soledades…Esa pasión que desboca fierezas y pervierte ansiedades. Esa pasión que enciende fuego y deja brasas.
            Sentí atrevimiento, porque tu dulce voz lo excitó. Sentí atrevimiento porque en mi boca vive la osadía y tú la besaste, sentí atrevimiento porque tus manos acompañaron tu beso, porque tus caricias me lo pidieron y porque caí en la profundidad de tu deseo. Sentí atrevimiento porque fuiste tú, quien besó mis labios. 
          Sentí deseo, ese deseo que confunde religiones y explica pecados, ese deseo que mata pensamientos y expande letras…Ese deseo que nace de lo profundo y crece en tu piel. Quisiera que la vida me explicara ese deseo, ese momento en el que se juntan nuestros labios, el instante en el que mi lengua penetra tu boca y en ella abrazas el milagro de mi éxtasis.
          Un beso, sentimiento del corazón…Tu beso, tatuaje en mi alma.