Translate

lunes, 30 de enero de 2017

VÍVEME...


              No me esperes en mi alcoba si todavía no me conoces, no intentes comprenderme si nunca me has escuchado…No me juzgues, si jamás me has vivido.
              Primero víveme y luego, sé capaz de sentirme. No te conviertas en un parásito más, en alguien que absorbe energías, sin dar nada a cambio. Lee la historia del alma, deja que tus dedos tomen el pulso del corazón y entenderás que hay vidas que hundieron huellas en senderos muy complicados, que nadaron por mares de oscuros fondos y que para conquistar Lunas, tuvieron que vender su propio Sol.
              Deja que la experiencia te enseñe para poder hablar de ella, deja que la libertad fluya y que la posesión muera, deja que el viento silbe cuando le dé la gana y que el volcán se apague cuando quiera, deja que un libro te conozca y quizás un día, podrás escribir en el blanco de una de sus páginas.
              Cuando la razón muere ante el deseo, jamás nace la pasión. Cuando el orgullo juega con los sentimientos, viven las prisas. Cuando un silencio es excusa, se crea la fragilidad del desamor y cuando la distancia solo es un pretexto, aflora la inseguridad del alma.
              Víveme o muere en ti. En el amor no hay opciones, las reglas están dadas, las enseñanzas vividas y las poesías escritas. El poder de unas letras no debe ser imán de un imaginado amor, porque detrás de ellas hay un ser que tuvo que vivir para poderlas escribir, que tuvo que sufrir para poderlas sentir, que tuvo que amar para poderlas entender y que tuvo que tener el valor de leerlas una y otra vez,  para qué transcendieran.
              Si quieres amarme, primero víveme…Y luego, me dejaré sentir.