Translate

lunes, 27 de febrero de 2017

AVE DE RAPIÑA...


            Ave de rapiña que recorres vidas y las disfrazas de falsas ternuras. Sembradora de dolor que prostituyes querencias y duermes ilusiones. Espejo sin reflejo de un ansiado deseo, de una añorada pasión, de un perverso verso que un día escribí en tu piel, sólo por poseer tu hermoso cuerpo. Engaño de ser que llenas de dudas mis sueños y los envuelves en tus  sombras.
            ¿Por qué existen personas como tú? ¿Por qué la razón sobrenatural, te dejó todavía con vida? ¿Por qué tengo que ser yo, el que absorba tus infiernos?
            Mientes y en tus ojos vive la mentira. Mientes y en tus labios se moja la profunda hiel, engañas y en tus versos vomitas ira…Engañas, porque tu alma no es fiel.  Vives amargura y la transpiras en tu piel, crees en tus mentiras y nunca rasguñas perdón, avergüenzas tu existencia porque un día conociste el verdadero amor y ahora solo robas ajenas sangres, para que pueda latir tu corazón.
            Creaste un mundo donde la verdad vive en el olvido, donde la ternura solo es parte de un interés. Permitiste que el dinero abrazara tu líbido y en la pobreza de tu alma, solo sembraste vejez. Escribiste el guión de una corta película, viviste salivas que envenenaron tu piel, llenaste de lujuria tu orgullo y recibiste la soledad de la gula…Empeñaste tu corazón y lo convertiste en infiel.
             Quizás vivas para que el perdón algún día alcance tu alma, quizás vivas para que algún día, el verdadero amor llegue a tu vida, quizás tanta mentira no se muestre en la hipocresía de tanta calma, quizás la verdad solo sea la razón de tu existencia suicida…Mientes y lo sé, porque conviertes versos en negras metáforas, envenenas sueños con la promesa de tus caricias, embargas anhelos con tus abrazos de contadas horas y en medio de tanta elegancia, solo abres la puerta a tus avaricias.

             Mientes y lo sé…Y en el camino sufres y permites tu destrucción, cosechas sombras porque nunca sembraste amor ni ternura, abrigas miedos y en tu doble cara, exhalas falsa ilusión. Por siempre cargarás el bagaje que escribiste porque acaricias tantas apariencias, que a tu paso, los espejos estallan en mil pedazos. Deshaces ajenas vida y explicas que no las viviste y mientras tanto, vuelas bajo, como el ave de rapiña que eres…En busca de un cuerpo que al sentirte pudra su alma, para que sea manjar de tu maldito apetito.