Translate

miércoles, 22 de marzo de 2017

EN MIS BRAZOS...


                Se vistió el Sol de luz y reflejos, descansó la luna y el filo del horizonte se despegó del mar. Tan intenso amor pone en vigilia mis ojos y en ellos miro la dulce placidez de tu sueño. Tu piel suaviza mis labios, tu silencio dormido escribe ternura, tus cabellos enredan mis dedos y en la entreabierta boca  de la pasión, respiro tu aliento.
                Todavía el puño arruga las sábanas del último gemido, vive la sensualidad y despacito amanece el deseo. Poco a poco contorsionas tu cuerpo y tu espalda pinta elegancia en mi pecho, poco a poco el suspiro se llena de inquietud, mis manos cubren la suave erección de tus pezones  y nuestros pies entrelazan imaginación. El instinto deshace sedas, nace el escalofrío y surge el temblor, goza el infierno en la marmita de nuestro lecho, el vaho cubre intimidad, tus caricias exigen vigor y en la sublime excitación muere la razón.
               Bailan las emociones por doquier, penetran los acordes en tu cuerpo y en el pentagrama de tanta pasión compones  música, lujuria y pecado. Se pervierte el tiempo, no hay espacio, el latido es uno y fuerte, dibuja magia el éxtasis y tu lágrima explica mi sonrisa. Tu hermosura embelesa el momento, tanta seducción invade mis sentidos, se muestra el atrevido erotismo, se pervierten los sudores y escapan los olores entre la furia de nuestros poros. Se hace real la imaginación, la emoción es locura y el verso huye de la terrenal poesía. Es momento de ángeles y lluvia de estrellas, es instante de trueno y espuma de mar… Es vida y clímax de amor eterno, es la tinta del cielo derramada sobre carne, es la tilde del viento perforando corazón  y el sueño del Creador, acariciando el alma.

              Estás segura, estás en mis brazos. Amanecerás otra vez y te esperaré con una taza de café, ese café que sabe a ti y a mí, ese café que huele a tierra caliente en sus granos, ese café que explica, tu amanecer en mis brazos.