Translate

domingo, 30 de abril de 2017

NUESTROS NIÑOS...


                     …Y el mundo sobrevivió, se reinventó y fue mejor, mucho mejor.

                    Cuentan que al principio todo era Luz. El orden imponía rigor. La sensatez, pensamiento y la razón escribía inteligencia. Dicen sabios soñadores, que el Universo fue creado después de un sueño, que nuestra Tierra fue pintada en un deseo y que el ser humano nació de una pasión. Y fue tanta esa pasión, que unas manos de Amor llenaron las montañas de animales, los cielos de pájaros y los mares de peces. Le dio al ser humano alimento y goce, aire y felicidad, razón y enseñanza…Sueños y esperanzas.
                    Empezó el ciclo de la vida, el camino de esa gran ilusión y la cosecha de vírgenes frutos. Empezó el ser a respirar y a pretender ser, pero en él latía una imperfección: No podía imaginar, no podía soñar y tampoco jugar con esos de sueños. Porque al principio los seres nacían adultos y ya hechos, algunos a semejanza de quien los creó y otros como razón evolutiva de una especie. Nacían de pie, erguidos y con lanzas en las manos. Vivían callados y morían solos.
                   Y fue entonces que esa gran mano Creadora de puro Amor, construyó una gran alcancía, una enorme hucha imposible de romper. Y en su afán de trabajo y más trabajo, empezó a crear pequeñas almas. Almas puras, incorruptibles, llenas de ternura e imaginación, totalmente vírgenes, absolutamente soñadoras y grandes aprendices de sus enseñanzas. A cada una les puso un corazoncito. A cada una les sembró una gota de su sangre, el primer latido de su sabiduría y la capacidad de amar sin condiciones. A cada alma le dio el mismo valor y fue llenando la enorme alcancía. Las llamó : “Niños”
                   Disfrutando su creación, se le ocurrió visitar a la Luna más cercana y le pidió que por un momento fuera su bola de cristal. Se concentró, sus manos excitaron su manto y vió…Vió esas pequeñas almas entre la humanidad y solo lloró. Lloraron sus ojos y su alma, lloró su corazón y sus manos…Sus pequeñitas almas vivían en degradantes pobrezas y en sucias e injustas guerras. Sus ojitos ya no lloraban, porque vivían resequedad y sus boquitas pedían perdón por haber nacido. Otras sufrían infames violencias, buscaban alimento entre basuras y alcantarillas, abrazaban más a los perritos y gatitos que a sus padres y en silencio solo rascaban sus delgaditas pieles esperando solo la sensación de una caricia. De repente sintió felicidad en algunas de ellas, en esas que tenían todo y no daban nada, porque al tener todo perdían el poder de imaginar y soñar y dejaban de ser lo que eran.
                   Se entristeció y pensó. Pensó y pensó. Y en su jodida reflexión sacó una genial conclusión: Crearía una chispa, una chispa que reinventaría ese mundo y su creación. Sacó una por una las almitas de su hucha y en cada una de ellas sembró esa chispa: A los que respiraban pobrezas, les puso la semilla del sueño utópico para que escribieran y sintieran…Así enseñarían a sentir y a conseguir imposibles. A los que refugiaban sus cuerpitos de balas y misiles, les fundió su gran corazón para que fueran los embajadores de su Paz. A los humillados por la violencia de sus padres, les dio el poder del derecho divino y la razón para que no hicieran lo mismo con sus hijos y a los que tenían todo, les dio la necesidad de compartir para construir un mundo más justo.
                    Una por una, las regresó a su enorme alcancía. Cada una con el mismo valor pero con diferente chispa…Y cuando completó su gran hucha, se hizo niño, habitó entre nosotros y la desparramó por toda la Tierra.
                    Nuestros niños son un regalo y a partir de ellos, reinventaremos el mundo. No lo duden.

                    Feliz día del niño!!!!!




sábado, 29 de abril de 2017

EL BAILE DE NUESTRA ELEGANCIA...(PARTE 3)


                   Entreabrió el amanecer la ventana y llegaron los dedos del cielo a pintar vaho en el cristal. Tu rostro respira profundo mi pecho, mi latido acompaña tu sueño y mis ojos solo esperan, la primera ternura de tu mirada. La elegancia despierta un leve suspiro, la nobleza del sentimiento arrulla una caricia, la perversión del  pensamiento  recuerda el baile y el deseo, poco a poco, eriza mi piel.  
                   Resbala quedita mi mano en tu sábana y descubro la razón de la belleza en tu cuerpo. Olor, color y sabor se funden entre los rayos del nuevo Sol. Ya los dientes rasgan mis labios, Se atreve mi boca y entre tus pechos da el primer beso, un buenos días pegado, suave y húmedo. Mis pestañas tocan tus senos, tu fragancia es intensa y la pasión empieza a escribir nuevos versos. Despiertas y con amor apoyas tu mano en mi cabeza.  Respira un suspiro en tu ombligo, mis cabellos entrelazan con fuerza tu puño y me pides más…Provocación y perversión, sentido calor de un deseo, suave contorsión, meditación encendida del alma y culminación de un sueño, al poseerte húmeda y profunda en nuestro amanecer. Pisa con dulzura mi lengua tu abdomen y en él mis labios sienten, sienten música de latidos cada vez con más prisa. Parpadea la mirada en el incipiente sudor, ya el anhelo es gota y el cielo se reinventa en tu piel. Mueven cariño tus piernas y mi aliento entre ellas se pierde…Es lujuria hecha pasión, es la explosión de los sentidos y el aquelarre de los profundos sentimientos.
                   Se marchita el tiempo en su afán, la fuerza del Sol lo detiene, asoma mi Luna un pedacito de celo, brincan los cometas sus órbitas, relincha el viento y vive el relámpago…Me dices “¡Ven!” y la eternidad se convierte en un segundo, el silencio en acorde y el espacio en mar. Nuestras miradas son una, labios soldados, atrevidas salivas entre las lenguas del deseo, sensualidad infinita, parida seducción en los calostros de tanta contorsión. “¡Si!” “¡Si!”, se resbalan y pegan los cuerpos, el aire es vacío, el oxígeno es latido, “¡Así!” ¡”Así!”, un primer gemido, “¡Te amo!”, enrojece el Sol y despeina algodones de sábanas y nubes, la intensidad ya no es medible, la contorsión es locura y la penetración es dulce comunión…¡Más! ¡No pares! ¡Te siento! ¡Si! ¡Si! ¡Oh,Siiiii!...Del gemido nace el grito, del sudor una lágrima, de la dulce eyaculación un orgasmo y del corazón, la razón del alma.
                    Silencio en el altar de nuestro amor. Indulgencia plenaria al pecado de nuestros sentimientos, poesía escrita con fuego en el alma y el principio recitado de un diálogo, después del tercer baile de nuestra elegancia…
                   -Mi amor
                   -Dime cariño
                   -¿Un cafecito?
                   -¡Siiiiiiiiii!..................(Continuará)




viernes, 28 de abril de 2017

YA TE QUIERO SENTIR...


         Quiero sentir el amor que tienes en la profundidad de tu corazón, quiero sentir cada uno de tus sentimientos y cada uno de tus deseos.  Quiero sentir lo que piensas, lo que explican cada una de tus lágrimas y lo que escriben tus dientes cuando muerden labios. Quiero sentir la sal de tu mar y el olor de tus calles, el calor de tu café y en tus noches, encogerme entre los hilos de tus sueños.
         Quiero sentirte muy cerca, despacito y con mucha ternura,  sentirte plena en mis brazos y que seas mi música en la distancia. Quiero vivir en la membrana de tu alma y en las arterias de tu corazón, debajo de tu piel y entre tus cabellos. Quiero ser el ladrón de tu vida, el reo en tu dulce calabozo y el proscrito de ajenas perversiones. Seré poeta y tu mentor, amante y tu compromiso, una gota de erotismo en tu seducción y el profundo abrazo de tu Luna.
         La distancia no se descifra pero el atrevimiento te hará mía, el espacio no se encoge pero detendré el tiempo cuando esté en tus brazos, la razón duda pero mis deseos crecen, el amor madura y el erotismo crea lágrimas de pasión. Quizás persistan en su empeño las intolerancias pero ya los antifaces no pierden caras…Quizás nos llenaron los miedos pero ya nos preñamos de libertad. Quizás ya pagamos karma y ahora escribiremos juntos eternidad.

         Y llegó el momento de sentir, de sentirnos y vivir, de ya no extrañarnos y compartir, de jadear alientos y no solo letras, de exprimir deseos y no solo tenerlos, de pegar pieles y no solo imaginarlo, de penetrar tu cuerpo y no solo soñarlo. Ya quiero  que me sientas…Ya te quiero sentir.


jueves, 27 de abril de 2017

ABRACADABRA...


              Saliste de la chistera, de esa chistera que solo el Mago puede crear.  Hermosa, bella, tierna, suave y rebosando exquisitez. Parida humana, naciste en el “invitro” del  Mago.  Luz y poder, magia y amor, alma y piel…Perfecta ternura.
             Soñé despierto tu creación y vi como el gran Mago, sacaba los dedos de su mano izquierda del corazón y los dedos de su mano derecha del alma. Y vi como su mano izquierda se llenaba de los ríos del mundo, de las selvas del universo, de los cometas de mil galaxias y formó tu corazón. Y vi como su mano derecha arrancaba pedazos de espejo de mar, trocitos de manto de cien lunas, el fuego de quinientos soles y formó tu alma. Era el séptimo día y descansó.
             Amaneció y el Mago se puso a trabajar. Puso en su boca lodos y fangos de todos los colores, les dio forma con las dunas de cien desiertos, espolvoreó arenas de cien playas. Pensó, suspiró y escuchó el gemido del rayo. Se ruborizaron sus mejillas, sintió un espasmo, lloraron los volcanes su lava, llenó sus labios de ternura y en su beso nació tu cuerpo. Era perfecto…Anocheció, le pidió a su Luna preferida un abrigo y durmió.
             Lo despertaron las alas de los arcángeles y recordó que le faltaban ciertos detalles a su magia. Buscó abisales fosas, profundos verdes y azules, miel en superiores abejas y diferentes tintas en los más hermosos cafetales. Creó tus ojos. Buscó verdes valles y frondosos ríos, respiró en mil óleos de viejos pintores y en cien libros de soñadores. Creo tus labios. Buscó preciosas piedras, fundió brillantes y esmeraldas, le robó diamantes a las montañas y destellos a las estrellas y sembró en tus senos dos preciosos pezones. Buscó antimateria y vida, viajó en negros agujeros y vivió de nuevo sus paraísos…Suspiró y creó tu ombligo…Gimió y creó un eterno edén en tu cuerpo.
            Anocheció otra vez. Y vió una pequeña Luna respirar sus primeros latidos, la arrancó del cielo y la pegó a tu alma. En ella escribió poesía  y solo cuando sientas la leerás, porque en ella está la perfección de los sentimientos. Amaneció y vió un pequeño Sol capaz de dar calor a cien galaxias, lo arrancó de su cielo y lo tatuó en tu corazón para que jamás muriera de amor. Vió una chistera en mi mano derecha y dijo “Abracadabra” y apareciste tú en mi vida.


           

          

miércoles, 26 de abril de 2017

NO DEJES DE RECORDARME...



                  Quizás sentir, sea difícil de expresar
                  Quizás la tristeza, solo sea el mal momento de un suspiro
                  Quizás el amor, sea esa intensa búsqueda de la eternidad
                  Quizás lo que por ti siento, sea esa nueva palabra que el cielo jamás nos dió.

                  No dejes de recordarme pues ya en tu piel escribí un pedacito de mis deseos, en mis letras vive tu pasión y en mis silencios, solo tus labios besan. No dejes de recordarme porque estoy inventando destino, sembrando un sueño y pintando en tu alma. No dejes de recordarme, porque ya tus miradas viven en mis ojos, tus humedades atravesaron mi pecho y en mi corazón, ya nada tu mar.
                  Siente el aire porque huele a mí, deja que el rocío empape tus labios porque nace en mi jardín, dibuja una ilusión porque ya la iluminé con mis colores y es hermosa…Siénteme!!,  porque en tu albedrío viven mis sueños, en tu decisión mi corazón y en mi alma tu existencia. Consiente tu libertad porque en ella me abrazarás, rasguña con tus dedos las paredes de la distancia porque pronto ya no existirá, llora ese profundo deseo porque ya mi cuerpo, de él se empapó.
                   Bajaré del cielo una estrella y la convertiré en faro, le pediré luz prestada al Sol y una sonrisa a mi Luna. Pondré el faro en mi alma y fundiré luz y sonrisa, en él guiaré tus pasos y poco a poco crecerá más y más tu amor. Seguirás las huellas de mi historia, las leerás y no te asustarás porque siempre será más grande el sueño que cualquier molino de viento sembrado en mis olvidos.
                   El viaje sufre despacio. Tu cariño crece y crece, te invade la ternura cuando cierras los ojos y me piensas, besas mis sentimientos y acaricias mi vida. Con tus manos exprimes piel, erizas deseo, guardas pasión y me llenas de dulces temblores. Despierta en mí porque ya tu lágrima es saliva y el anhelo incontenible. Casi nos tocamos, compartimos profundos vahos y ya envolvimos al pecado, como regalo de nuestra noche. No dejes de recordarme porque en ti vivo, en ti siento y en tus brazos, quiero morir…No dejes de recordarme porque el cielo dibujó una estela de amor entre sus estrellas, un camino de pasión entre sus cometas y un destino juntos, en su eternidad.



        

martes, 25 de abril de 2017

EL DIABLITO DE TUS TERNURAS...


            “Cuando un hombre se casa, con el tiempo deja de ser hombre y se convierte en cualquier cosa. Cuando una mujer se casa, con el tiempo deja de ser mujer para ser otra cosa. Y claro, entre dos cosas, hacen cositas. Y esas cositas van perdiendo intensidad, sentido y razón. Se vuelven irrelevantes, tediosas y aburridas rutinas.  Incapaces de reinventarse cada día como hombre y mujer, solo respiran nostalgias.”…. (el diablito)

             …Y fue entonces que junté mi lado masculino con mi lado femenino, me amé y me pensé. Vi un montón de vírgenes deambulando por el mundo, un sinfín de almas buscando que alguien las escriba, un verdadero Universo de vidas perdidas buscando ternuras…Y en el intenso diálogo conmigo mismo, decidí convertirme en otra cosa diferente a esas cosas. Viviré como cazador de vírgenes almas, arrasador de rutinas y seré el diablito de tus ternuras.
             Creo que ya te viví y quizás en esa otra vida fui gnomo en tus pesadillas o el hada de tus fantasías, quizás tu perrito faldero o el ángel que siempre te guardó. Bebí en tus arroyos, me divertí entre tus neuronas y también recuerdo haber tragado alguna que otra saliva en tus deseos. Siempre estuve cerca, siempre casi tocándote y siempre sintiéndote en silencio. Pero ahora te veo diferente, divina, hermosa, bella, plena y dichosa. Dejaste cosas a un lado, rompiste rutinas y tragaste pedazos de libertad que ya no conocías. Y aún así me necesitas, porqué seré el diablito de tus ternuras.
             Que empiece el juego!!! Que se libere el atrevimiento!!!Que se aparten los miedos!!!!
             Romperé las fotos de tus recuerdos, los mil mensajes de esas cosas y las imágenes que te llegaron de viejos y ajenos vientos. Los esparciré en mi jardín y las arañas tejerán en ellos nuevos hilos, los pajaritos picotearán sus nudos y la lluvia limpiará por siempre falsos suspiros. Te desnudaré y abriré el telón de tu piel. Pellizcaré tus muslos, brincaré entre tus piernas y daré pequeñas mordidas en los dedos de tus pies. Tomaré tus caderas y las llenaré de cosquillas, te moverás y dejaré que mi lenguita te persiga, jadearás y robaré tu aliento. Me esconderé por tus rincones, entre tus pechos, en tu ombligo y veinte centímetros debajo de él. Bailaré en tu piel, me perderé en tus pestañas y soldaré cada grieta de tus labios. Bajaré dulces toboganes en tus escalofríos, subiré a la noria entre tus cabellos y nadaré como río por tu espalda. Abrazaré tu gemido, escribiré en tu alma y dejarás de ser virgen. Saldré de ti porque ya te cacé, saldré de ti porque ya te poseí, saldré de ti  porque en un minuto más me amarás y ya no seré… Solo, el diablito de tus ternuras.



              

lunes, 24 de abril de 2017

MI ÁNGEL Y EL CANTO DEL GALLO...


                La noche se cerró. La distancia agrandó su alevosía pero mis sentimientos siguen intactos, perfectos y profundos. Hoy vestiré mi alma de poeta, mi corazón de trovador y mi ser de ti. Dejaré que una lágrima recorra mi piel, que despacito acaricie mis labios y que gotee en el vacío de mis manos por no tenerte.  Mi deseo es cruel, tu recuerdo precioso y el viento que te mando, seguro atravesará tu corazón. Porque estoy en ti cada minuto, te invento cada hora, te respiro cada día y te amo en cada una de mis noches.
                 Quiero que mis sentimientos penetren en el intenso bosque de tus orquídeas, en la selva  de tus espinas, en el jardín de tus pasiones y en el dulce mar de tus deseos. Quiero que me sientas como yo te siento, quiero que mi recuerdo sea tatuaje en tu alma, quiero que solo una de mis lágrimas lleve tu nombre y quiero que cada vez que abras tus labios, solo mi lengua sea el testigo de tu amor. Escucha el violín de mi ángel porque ya toca cerca, el arpa del dulce arcángel y la voluntad de nuestro Creador…Escucha el hermoso silencio del Universo y el rio de los cometas cuando arrastra tus cabellos hacia mí, cuando desprende tu sudor y lo impregna en mi piel, cuando arranca una de tus caricias y cae en mi mejilla. Porque sentir tus dedos recorrer mi cara, tus ojos poseer mis sueños y tu amor abrazar mi alma…Es besar infinito y miel, en la boca de la eternidad.
                  Llegó el momento, el dulce instante en que mi ángel reencarna mis sentimientos…Y es dulce, alado, precioso, hermoso y frágil como el cristal. Sus ojos son mar. Su corazón, oro. Sus brazos inmensidad, su piel ternura y su alma un libro en blanco. Derrama sobre mí las tintas de tus versos, los recovecos de tu historia, las fragancias de tus sudores y los tintos de tus sueños. Y así. sin más razones, prendo las ceras de mi soledad para que las ames, las ceras de mis nostalgias para que las comprendas, las ceras de mis miedos para que se las lleve tu viento y las ceras de mi pasión para que chorreen cálidas siempre que posea tu cuerpo.
                  Suspira mi ángel, gime el sentido y habla el oráculo del sentimiento: “ La distancia es como un verso en busca de la poesía perfecta y en ella el amor es irascible, el deseo soledad y la pasión, un oxígeno que respira quedito en el alma. La distancia es la provocación de una mirada vista y no sentida, la razón de unas letras que forjan sus tildes en la imaginación, los puntos suspensivos en un sueño y el arte de amar en la profundidad del espacio”. Sonríe mi ángel, sienta sus razones el sentido y calla el oráculo.
                  Mi ángel, está de visita. A mi lado, toma mi mano. Lo invito a una copa de mi añejo tinto y consiente, le pongo enfrente tu fotografía  y sonríe otra vez, le muestro tus palabras y entre sus alas me enseña el libro de mi alma y  en ella, están tus letras, tus labios y tus ojos. Y mi ángel me pregunta…¿ Necesitas conocer su amor? ¿Necesitas una prueba de sus sentimientos?...No temas, cada vez que te sienta, cada vez que te recuerde, cada vez que escribas en su alma, un gallo cantará.
                   Y el silencio fue canto, el libro se llenó de amor, mi ángel me dio esperanza y en su luz, libertad para amarte como jamás nadie lo ha hecho. Entendí que tú eres para mí, como la rosa lo es para el jardín, la lluvia para la nube y el trueno para el rayo. Entendí que ya nunca mis días serán silencio y mis noches, sombras de soledad. Entendí que en tus brazos volverá a crecer mi sueño y que en él, mi poesía ya no escribirá lágrimas…Entendí que cada vez que un gallo canta, estás en mí.
                   Se fue mi ángel pero en mí, quedó su reflejo, el viento de poder de sus alas, la esperanza en un canto y la razón de mi amor por ti. Me abrigué, me dormí, te deseé…Y el gallo, cantó.




                 

sábado, 22 de abril de 2017

EL BAILE DE NUESTRA ELEGANCIA...(PARTE 2)


                Bailemos elegancia, bailemos fragancias…Bailemos nuestra pasión… Tu espalda pegada a mi pecho, frágil cortina que te desvaneces en mi puño, pezones pegados al frío cristal, vaho de salivas y suspiros, deseo y gemido, grito y consentimiento, viscosa humedad,  necesidad de más y más y más. Mis manos en tus hombros, tu contorsión prendiendo mi vigor, sensualidad erizada en piel…Sentimientos pegados de aliento en un ya cálido vitral.
                Dejemos que el sueño nos exhiba, porque la mesa ya está puesta, la ventana empapada, el postre servido y el champagne, ya encela sus burbujas. Muéstrame tu desnudez encima de la mesa, alza una de tus rodillas, el aire se excita, tiene miedo el oxígeno…Tu ternura lisa y lista, no hay vello, solo belleza. Labios de mi pecado que tientan mi profunda exhalación…Cierra los ojos y escríbeme, abre tu alma y ámame. Silencio, despacito una caricia, quedita una mirada, un beso y un “te amo”.
                Permíteme, porque el cielo ya está sirviendo el postre. El cometa mandó fresas, el mar su nata, el jardín sus pétalos  y la Luna, su miel. Pondré siete fresas en mis siete besos, una por una viajarán desde mi boca a tu cuerpo y despacito las sembraré entre tus labios, en el hueco de tu garganta, en medio de tus senos, en tu ombligo, dos entre los dedos de tus pies y la séptima, enraizada entre los labios de tu edén. Solo siente, solo siénteme porque te llenaré de pétalos y pondré siete caricias de nata en cada fresa menos en una. La séptima fresa la recubriré de la miel de la Luna y dejaré que sea mi lengua quien la tiente, mis labios quienes la absorban y mi lujuria quien la coma.  Abriremos el Champagne y dejaremos que el sueño se embriague con sus burbujas, que el cielo de la ternura aterciopele fresas y que sus natas vivan por siempre, debajo de mi piel…Seducida imaginación en el caos de tanto placer !!!  Deja que te mime, explícale a mi amor que sufrirá cuando no te tenga, explícale a tu cuerpo como respirarme para siempre y explícale a mi locura, que siempre llevará tu nombre…Y Llega el delirio del sumo placer a dibujar imaginación, a pintar éxtasis y a explicar el sentir de una pasión…  Fundiré  chocolate en tu piel y en él hundiré mis dedos, poco a poco tomaré posesión de tu espalda y en ella escribiré mi poesía, la poesía más dulce y hermosa que puedan leer los sentimientos de mi alma…Respiraré gotas de tu vapor y serán mis espacios, lameré tus senos y mi lengua tatuará los puntos, recogeré los acordes de cada uno de tus gemidos y serán mis tildes, te poseeré y te convertiré en noche eterna.

                Amor supremo que desgarras la membrana de mi alma, poder de cielo que excitas hasta lo inimaginable mi sangre, marea alta que me posees hasta el clímax de mis cervicales, ternura de Luna que exprimes mi corazón hasta la extenuación de la fuerza, perversa seducción que contorsionas mi cuerpo hasta el límite del temblor…Mujer, beso de pasión y mar de mis bravías y escondidas ansiedades…Bailemos nuestra elegancia, hasta que el amanecer se ofrezca como testigo y por fin, abracemos nuestra cama. (Continuará).


viernes, 21 de abril de 2017

"SOY TU APUESTA SEGURA"


                 Firme, soñadora y poeta. Amante, madre y mi ángel.
                 Abre tus ojos y leeré en tu alma, muéstrame tu mar y soñaré espumas
                 Revienta la distancia y robaré tu viento, dame un motivo y viviré en él.
                 Piensa cada día en mí porque el destino no está escrito, solo es un viaje más.

                 Viajemos en el viento, ven porque ya se arrodillaron los sentimientos y mi cuerpo necesita tu piel. Ayúdame y despegaré ese horizonte que nos separa y la duda no aparecerá jamás. Sembraré un poquito de tu voz en mi sueño y por siempre tu aliento vivirá en él. Dejaré que tu Luna copule con mi Sol y nacerá ese deseo que por siempre amarás.
                 Te enseñaré mi sonrisa, mis tristezas y en mis añoranzas, besarás miel. Envolveré tus silencios en los puños de la ilusión y nunca en tus ojos una lágrima verás. Besaré despacito tu historia, bajaré una estrella y en su destello sentirás mi corazón fiel. Pediré prestada al cielo una nube, la llenaré de pétalos y en ella me soñarás.
                 Soy tu apuesta segura, tu destino, tu camino y esa sed que saciarás. Soy tu apuesta segura, tu amor, tu nostalgia, tu pasión y ese deseo infiel que del pecado apartarás. Soy tu apuesta segura, tu juglar, el que danzará tus noches y al que siempre rezarás. Soy tu apuesta segura, tu abrazo, tu cariño, tu ternura y ese orgasmo que explicará, cada gota de tus lágrimas.
                 Quizás más allá de nuestra galaxia alguien esté construyendo un nuevo mundo. Quizás en él tengamos apartado un hogar, quizás nuestros ángeles ya son uno, quizás tu corazón ya late en mi alma, quizás este sueño ya te respire de cerquita…Quizás ya existas, dentro de mí.
                 Te pienso cuando vivo y tu recuerdo enamora la dulce locura de mi corazón. Te siento cuando respiro porque en el oxígeno nada tu mirada. Te necesito cuando decido, porque en mi libertad, tú escribes. Te lloro cuando no estás, porque mi alma exprime soledad y en mi silencio, anoto cada día en tu diario…”Soy tu apuesta segura”.



               
                



         

jueves, 20 de abril de 2017

ESE SENTIMIENTO...


            Te conocí y descubrí un sentimiento. Era chiquito, hermoso, brillante y frágil. Lo atrapé, lo guardé en mi alma, se hizo grande y atravesó mi corazón. Me sometí a cirugía, se asustaron los doctores, las enfermeras bailaron, me durmió mi Luna y cuando desperté…Tenía un marcapasos, una pequeña máquina que guiaría mi destino hacia ti.
            Le expliqué a la vida que quizás sin ti, no la merecía. Le expliqué a la muerte la nostalgia del tiempo sin tus brazos y les recité a mis labios tu recuerdo, para que dejaran de agrietarse. Permití que mis ojos lloraran y en cada lágrima escribí un deseo, ese deseo mágico que solo el amor puede sembrar. Dormí la pasión, la puse en un vaso con agua y dejé que durmiera en mi mesita de noche.
            Le expliqué al instinto esa extraña sensación de querer y no tener, de desear y no poder tocar, de guardar calor, de exprimir emociones, de abrigar vacíos y de eyacular distancias. Le expliqué a la justicia el pobre nivel de su balanza, a mis brazos su perdida fuerza y a mis piernas sus falsos temblores. Le expliqué al infinito que te quiero, a la eternidad que te amo, a la oscuridad que en ella te siento y a mi Luna que te extraño.
            Le expliqué al cielo que de nada me sirve su azul, si en su color no te desnudas. Le expliqué a las estrellas que de nada me sirven sus destellos si en cada uno de ellos, no están tus lindos ojos. Le expliqué a la música que sus acordes son tristes si su melodía no nace en tu piel. Le expliqué a la Tierra que deje de crecer sus flores porque no quiero rosas llenas de pétalos que no huelan a ti. Le expliqué a mi sentimiento que no está solo, que algún día lo abrazarás y en él vivirás.
            Ese sentimiento es legítimo, fuerte y real. Ese sentimiento es pasión y ansiedad. Ese sentimiento es valor y verdad. Ese sentimiento…Eres tú.




miércoles, 19 de abril de 2017

EL PAJARITO...


            Cuentan que un pajarito se enamoró de un árbol y éste lo adopto. Probó el vigor de todas sus ramas, bebió rocíos en cada una de sus hojas y refugió sus noches en cada uno de sus agujeros.  Inquieto, hiperactivo y frágil de sentimientos, un día decidió que conocería otros árboles. Voló y conoció, probó otras ramas y bebió de otras hojas.  
            En su viaje conoció semejantes y muchas otras especies, se divirtió, jugó y comió manjares que jamás imaginó. Creció y creció. Un día su Luna era tan menguante que lo llenó de añoranza, sintió tristeza por aquel viejo árbol, ese árbol que cobijó su vida cuando era chiquito, ese árbol que le dio un hogar, ese árbol que lo abrazó desde que nació. Voló hacia él y ahí estaba. Sólido como siempre, con más corteza pero con más raíces, quizás con menos ramas pero con más hojas, quizás con menos savia, pero con más experiencia.
            El pajarito estuvo un tiempo con él, pero al sentir que ya no era como antes, que su vitalidad estaba un poco mermada, que sus ojos escribían alguna que otra tristeza y que sus manos ya no sostenían sus juegos con aquella firmeza, decidió irse. Y el inexpugnable tiempo pasó, el pajarito tuvo descendencia y avejentó su figura. Sus alas ya no eran tan inquietas, su corazón latía más despacio y no había encontrado en ningún árbol esos agujeros que dieran el calor de hogar a sus hijos, que aquel viejo árbol le había dado a él.
            Con decisión y premura voló hacia él, se llevó a sus pequeñitos y en el camino les iba explicando todo lo que aquel viejo árbol era para él. Sus pajaritos, esquivando el ruido del viento, lo escuchaban con atención, tanta que la ilusión por poseer uno de aquellos agujeros se estaba convirtiendo en inquebrantable deseo. Llegaron al lugar. El viejo árbol ya no estaba. Lo habían talado. En su lugar, esa talla llena de lánguidos círculos que detallaban su edad, su sufrimiento y su historia. El pajarito lloró y sus pequeños aguantaban una que otra lágrima sin saber a ciencia cierta, lo que había pasado. Las lágrimas no cesaban y vivió el dolor. Su corazón se llenó de tristeza y en su alma escondió culpas. No fue justo, le negó un último abrazo y jamás pudo decirle, que lo amaba.
           Desde entonces el pajarito cambió, educó a sus pequeños en la nobleza y el recuerdo, les enseñó que cuando se ama no se olvida y que lo material jamás cabe en el alma. Que cuando te dan ternura sin pedir nada a cambio es como besar el cielo, que la vida elige a quien te sostendrá y solo tú eliges con quien morirás. Y dicho esto, los miró fijamente y les dijo “No me dejen morir como ese viejo árbol, que un día arropó mi vida, que un día me dio calor y llenó mi alma de consejos. No quiero morir solo y triste”. Desgraciadamente quizás su enseñanza cayó en vacío pues sus pequeñitos ya habían aprendido de su ejemplo.
          Y los pequeñitos volaron y volaron. El pajarito entendió que eran prestados, que no eran su posesión y que morir sólo, es una opción de vida. Entendió sus vuelos porque siempre los educó en la libertad y en su última reflexión dejó que el libre albedrío tomara sus decisiones. Llegó el momento. El pajarito agonizaba y sus pequeños no llegaban. Cerró sus ojos, respiró un último aliento, doblegó sus alas y vió un túnel de Luz: Ahí estaba aquel viejo árbol esperándolo y junto a él, sus pequeñitos pajaritos cobijados en sus agujeros. Y el viejo árbol, lo abrazó entre sus ramas y le dijo “Ni cuenta te habías dado pero ellos me encontraron antes que tú, tu solo esperabas y ellos morían. Yo fallecí solo, ellos murieron solos y tú vienes a mí, solo. Entendimos mal la vida, abrazamos vientos que ni siquiera una gota de oxígeno nos daban y ahora no podemos descifrar la muerte”. Fui egoísta y dejé enraizar mis raíces mientras tu volabas, jamás te acompañé. Tú fuiste desagradecido y jamás me volteaste a ver, aún cuando seguía tus pasos a través del cielo. Y tus pequeñitos nunca tuvieron la oportunidad de aprender porque en la libertad que les diste no había ninguna enseñanza, solo tu mal ejemplo”

             Primero enséñalos, después deja que sean libres. Antes de que eches raíces piensa que un hogar no es cemento y ladrillos, que la enseñanza que des se mide primero por tu ejemplo y siempre, siempre sé agradecido porque en la palabra “gracias”, siempre vive el beso de un cielo.


martes, 18 de abril de 2017

EL BAILE DE NUESTRA ELEGANCIA...


                  Entrelacé mis dedos en tus cabellos, dejé que me lengua atravesara tu boca, cerraste ojos y miedos y te dejaste llevar. Deslicé mis manos sobre tu cuello y mis labios sobre tu garganta. La música empezó a crear acordes, el aire enfureció su oxígeno y la Luna apartó sus nubes. Manos que resbalan sobre tu espalda, manos que toman con fuerza los muslos de tu exquisita tentación, vivo entre tus pechos,  clavo un pezón en mi mejilla, giro mi cara y prueba mi mentón, eriza pasión y se contorsiona entre mis labios. El viento es intenso, despierta el volcán y exhala blanca espuma el mar. Escribo un deseo y respiro en tu ombligo, tiemblan mis manos y se enchinan las ceras. Derramamos tintos y versos, pisamos sedas y algodones, embriagamos intensidades y penetramos miel, chocolates y vainillas.
                  Escucha la voz de la música…. ¿Bailas?
                  Deja que nombre al paraíso, porque quiero poner un edén de pasión en tu piel. Deja que el cielo nos envuelva en ternuras y suspiros…Y bailemos.  Mira, esta es la llave de la imaginación, la llave del poder, la llave que abre mi alma. Poséela…Y bailemos.
                  Besemos silencio y dejémonos llevar. Las luces se apagan y se levanta la sublime sensualidad. Vive la elegante seducción entre velas y miradas. Suena el piano, tomo tu mano, tu cadera y tu baile. Imagíname y viajemos lejos, allí donde el espació reservó  una velada para los dos. Siénteme porque en este baile te haré mía, besaremos burbujas y escribiremos sentimientos. Siento un susurro en mi oído, es tu aliento. Siento tu mejilla en mi cara, es tu ternura. Siento en mis ojos tu mirada, es un ángel de Luz.
                  Me arrodillo, quito tus zapatos y dejo que sea la desnudez de tus pies quien pise el compás. Te miro y consientes. Ya mis manos descubrieron tus hombros, se desliza suave el vestido y te cubro con mi corbata. Renace sudor y calor. Empapo mis dedos de tu fragancia. Bailemos, que grite el erotismo, que viva tu contorsión, que sufra el infierno de la envidia  y que truene el poderoso saxo. Ven y mira por la ventana el gran espectáculo de nuestra noche porque mi lengua quiere recorrer tu espalda, mis labios tu elegancia  y mis pasiones tus deseos. Siénteme detrás, abrigando tu desnudez. Siénteme despacito y profundo porque nuestro baile, el baile de nuestra elegancia acaba de empezar.


        

           

lunes, 17 de abril de 2017

ESE VERSO...


            Se rompe el corazón de mi poesía, poco a poco se cae a pedazos y sangra entre mis manos. No puedo detener tan infame degradación, tan dolorosa sensación de vacío, tanto vértigo en el alma de los miedos y tanta sensación de impotencia. Se cae el corazón de mi poesía, sus latidos menguaron fuerza y su bombeo se muestra intermitente, su orgulloso caminar ya cojea y sus ojos, solo de reojo miran mi Luna. El corazón de mi poesía perdió un verso.
             El corazón de mi poesía se está muriendo porque perdió un verso. Y en su búsqueda están los fieles látigos de las sombras, las anónimas vergüenzas sin identidad y los árboles caídos que cierran caminos y predicen falsos destinos. Aparecen tenebrosas las miradas y se regodean los celos, se empina el cascabel de la serpiente y vomita la hiena,  sus lobos aúllan alcantarillas y las ratas copulan con los buitres. Inframundo de la mentira, el odio y la sinvergüenza natural. Lucharé contra tí y te aseguro que un día devolverás ese verso, al corazón de mi poesía.
             El corazón de mi poesía perdió un verso, ese verso que no se escribe, solo está, ese verso que con tanta lucha revivió de entre los fangos de la intolerancia, ese verso que nos fue escondido en falsas educaciones y después volvimos a sembrar en nuestra alma, porque lo necesitábamos para respirar, ese verso que dejó lágrimas y cadáveres en su camino, ese verso  que venció infiernos religiosos y autoritarias dictaduras, ese verso  que muchos lograron escribir con tinta de su propia sangre y otros lo mandaron fusilar con miedos y denigrantes proposiciones, ese verso que es dominio y victoria,  Tierra y bandera, vida y esperanza …Ese verso llamado “Libertad de Expresión”.
            Un verso que día con día escribe en el cielo la esencia del ser humano: Su Libertad. Abrázalo y cada vez que escribas, hables o pienses, hazle el amor, siembra en él tu semilla, porque los hijos que nazcan serán futuro y marcarán por siempre nuestro destino…No hay expresión sin libertad.




domingo, 16 de abril de 2017

UNA CALLE LLAMADA SOLEDAD...


                   Construí una calle y la llamé soledad. Llené su alma de medias luces, su corazón de oscuras fachadas y su piel de agrietadas pisadas. Le pedí a la noche que por siempre fuera su día y a la Luna que menguara su resplandor cuando alguien estuviera en ella. Por años fue mi calle, la calle de mis nostalgias, la calle de mis miedos y la calle de mis añoranzas. Cuando la lluvia entraba, sus paredes se llenaban de ventanas y entre sus vahos se distinguían ancestrales siluetas, marcadas por un mismo destino: la tristeza. Ahí estaba mi viejita cosiendo, la vecina remendando un viejo vestido, la comadrona ayudando a parir, el borracho dormido entre dos velas y el viejo soñador a punto de morir, viendo la lluvia caer y esperando el rayo que le explicara eternidad.
                     Las huellas no quedaban en ella, pues era parte del profundo silencio. Se distorsionaban las voces como eco en precipicio, un precipicio donde las palabras se comían a las emociones. Se perdían los latidos, pues era una calle sin sangre…Y cada día la noche era más y más oscura. Y llegó el día que ni las sombras entraban, el oxígeno se desprendió de su atmósfera y el calor creció duro y seco. Se resquebrajó su memoria, a pedazos se cayeron sus paredes y se abrió el suelo. Surgieron demonios y oscuras entidades, quiso entrar el deseo pero lo abrazó el pecado, quiso la pasión prender su chispa y el mar de los celos la apagó… Quiso el sueño nacer y el orgullo se convirtió en religión, la inteligencia en razón inquisitoria y la ilusión…La ilusión, jamás tuvo una oportunidad.
                     Fui su prisionero, honorable huésped de mi soledad e idiota humano que creí que mi calle sería un refugio seguro. Pero un día mi calle se llenó de azul, de ese azul que solo el cielo puede pintar, de ese azul que solo la intensidad puede explicar, de ese azul que solo tu mar puede dibujar. Ahí estabas tú, solo mirándome, solo dejando que tu boca dijera “Te amo”. Me arrodillé en mi calle sin suelo, miré las paredes que ya no estaban y me perdí en tu mirada. Sentí tu amor y empecé a escribir un sueño, la calle se abrió y por ella empezó a caminar el deseo, voló quedita la pasión, la inteligencia se desprendió de viejas inquisiciones y la ilusión…La ilusión tomó por asalto mi corazón. De repente la calle era sueño, las paredes blanqueaban luz, el suelo se convirtió en duras barras de chocolate y miel, el Sol robó a la noche sus días y mi alma escribió un poema, ese poema que convirtió esa calle llamada soledad, en esa calle que a partir de ahora, escribirá tu nombre en cada una de sus pisadas.



               

sábado, 15 de abril de 2017

MUY DENTRO DE TI...


             Huelo el viento que llega de ti, siento tu hormona cuando acaricia el árbol de mi jardín, escucho la música de tu piel cuando el rocío crece y cuando cierro mis ojos, veo como tu mirada pervierte mi sexualidad. De ti, hago un recuerdo y te escribo, en mi hago un pecado y te amo… Revientan las arterias del placer, juegan los instintos a nunca morir, se pervierte la noche y las paredes desdoblan ceras. Explota la virilidad en el pensamiento y mi Luna se aparta de las nubes y emerge sublime. Toca el mar su música, calla el trueno y el cielo funde el relámpago en mi soledad.  El silencio es mi testigo, se arrugan las sábanas en mi puño izquierdo, la boca se entreabre y los dientes acarician lengua.
             Quizás el amanecer me sorprenda solo y húmedo, quizás tu rocío ya no esté, quizás tu viento ya entró en calma. Tomaré mi café y hablaré con las chorreadas ceras de mi pared, invitaré al pájaro a comer de mi mano y regaré mi jardín.  Escribiré locura, me perderé en tu dulce vagina y describiré al inverosímil orgasmo. Escribiré ternura y quizás llore mis tintas, arrugaré otra vez mis sábanas y le explicaré un cuento a mi almohada, ese cuento insoportable que sienten mis manos por no tocarte, mis dedos por no correr en tu piel, mis pestañas por no poder cerrar tus ojos, mi boca por no respirar en tu ombligo y mis piernas por no entrelazarse en las tuyas.

              Deseos, pecados, cuentos y otras sublimes idioteces. Sufro porque te siento y no estás, mojo mi oxígeno sin oler tu aliento, escucho música y no te puedo bailar. Veo mis manos, se encogen las líneas de vida y crecen los callos. En ellas está escrito tu vacío y en él, mi añoranza por ti. Ven y deja que te sienta como debe ser, como hombre y mujer. Ven, porque en ti escribo pasión, desato lujuria, desenfreno instintos y peco deseos…Ven, porque  ya me siento dentro de ti, muy dentro de ti.


TE ESPERÉ EN LA DISTANCIA...


                Te esperé una vida y ahora siento que estás cerca. En cada una de mis noches le di imaginación a un pedazo de este gran sueño, iluminé el encuentro de nuestras miradas y llené de púrpuras gotas mis labios para nuestro primer beso. Hice un pacto con mi Luna: Por cada una de tus distantes caricias, le regalaría un verso y ella le pondría la rima que combinara con tu fragancia, por cada uno de tus distantes abrazos, le regalaría un anhelo y ella lo convertiría en ilusión, por cada una de tus distantes palabras de amor, le regalaría un libro y a cambio, ella escribiría mi destino, junto a ti.
                Te esperé en la distancia, pero nuestros caminos no lo eran tanto. Fue nuestro orgullo quien la duplicó, nuestra inseguridad quien la alargó y nuestra comodidad quien la eternizó. Qué fácil fue hablar en escritos, mirarnos en fotos, decir que nos respirábamos cuando en realidad eran aires distintos…Fingir un “supuesto amor”, cuando solo las instintivas humedades, vivían en nuestro corazón.

                Y ahora desharé el pacto que hice con mi Luna: Me regresará mis versos y yo sus rimas pegadas a una fragancia que jamás olí, le regresaré las ilusiones que pintó con mis anhelos y me regresará todos mis libros, pues ya no tendrá el trabajo de escribir un destino en el que tú estés. Hecho esto, renovaré el pacto, pero conmigo mismo:  Si la distancia me enamora, ataré mis instintos a una barra de hielo, si la ilusión quema el hielo, leeré por enésima vez “Don Quijote de la Mancha” y me distraeré con sus molinos de viento, reiré con Sancho y besaré a Dulcinea. Si Don Quijote me duerme, Sancho se pone serio y Dulcinea me desprecia, entonces sabré que lo que siento es Amor de verdad y me vestiré, llamaré un taxi, iré al aeropuerto y cogeré el primer avión que me lleve a su lado. Sin más.


viernes, 14 de abril de 2017

YA MI SUDOR, HUELE A TÍ...


             Descalzo mis pies y dejo que la Tierra me llene de paz. Cierro los ojos e imagino el latido de tu corazón, aprieto los dientes y pervierto el sueño de tocarte. Respiro nuestro jardín, humedezco mis dedos y arranco mil pétalos de cien rosas, con ellos cubro mi cama y espero que un día, toques mi puerta.
             Cuando te siento cerca, el viento cambia su forma, la nube blanquea algodones y el verso besa poesía, la música expande su baile, agoniza la distancia y el escalofrío posee mi piel. La extrañeza del amor funde tintas en mi sangre, la palabra se llena de luz y vive el piropo, el sentimiento se convierte en una gota de lágrima y mis labios en el sediento mar de mi alma.
             Cuando te siento cerca, el reloj de arena se detiene, el rio flota suave, la montaña se viste de verde y el anhelo se eriza. Grita la magia en la chistera de lo imposible, suspira el aliento por conocer tu olor y el cielo gime libertad. Aprende la inspiración en la rima de tu contorsión, te pienso y me abraza la seducción, profundo te exhalo y no cabe más sensualidad en mi pecho.
             Corro desnudo y atravieso el sueño de mi amor por ti. Inicio un viaje a través de los sentidos, cruzo espejos, camino desiertos y brinco precipicios. No traigo más equipaje que la luz de mi alma, no llevo lastres, solo sentimientos, no miro barreras, solo tu amor. Escúchame porque estoy muy cerca de ti, siente el tibio aire en tu espalda porque es un pedacito de mí, siente esa mirada porque la escriben mis ojos…Siente mi temblor, porque te siento cerca, tan cerca que ya mi sudor, huele a ti.



             

miércoles, 12 de abril de 2017

DOS ALMAS...


                 Llegará un día que tu Luna tocará mi profundo amor, la noche cubrirá el miedo con las dudas del deseo y las estrellas parpadearán, en cada poro de nuestra piel. No lo dudes, porque ese día llegará. Sabrás que soy yo, cuando toque tu puerta, sentiré el vapor de tu aliento recorrer tu cuerpo cuando me mires, sabrás que la palabra pasión será escrita en tu vida y sentiré que lo eterno, detendrá  por siempre, su tiempo en tus brazos. Ese día llegará, no lo dudes.
                 Nos conocimos y detuviste tu historia, nos sentimos y dejaste a medias el escrito de tus sueños, tu palabra se llenó de música y la mía de versos, tu nostalgia reencarnó en ilusión y mis sentimientos brincaron esa barrera llamada distancia y te poseyeron. Hermosa y bella, dulce y encantadora, musa y poeta… ¿No te das cuenta que mi alma, te está haciendo el amor?
                 Cada noche te susurra al oído y cierras tus ojos, la sientes llena y en ella te abrigas, la sueñas hermosa y para ella guardas tus besos. Despacito escuchas sus letras y crees que la conoces, pero ella te conoce más a tí. Poco a poco dejas que tu corazón te bombee fuera y trasciendes. Ya sientes sus latidos en tu alma y en ella te fundes. Sustraes espacio al Universo y corres. Tu alma vibra en otra dimensión, en esa dimensión donde un ángel sostiene la mía.
                Dos almas frente a frente, dos almas con la misma vibración, dos almas creadas para amar…Escucha sus gemidos, pues son por ti, oye de cerquita su respiración porque tú eres su motivo. Acaríciala y te envolverá de ternura, bésala y sentirás al viento convertirse en labios, deja que entre en ti y leerás el poder del cielo, poséela y su lágrima, regará por siempre tu destino.
                Y llegará ese día. Tocaré tu puerta y abrirás los ojos. Verás que mi alma robó mi cuerpo y trascendí hasta ti, veré que tu cuerpo es alma y vaciaré la plenitud de todo mi amor en ti. Ese día llegará, no lo dudes…Y en la espera, seguiré escribiendo como nuestras almas, hacen el amor.




                

martes, 11 de abril de 2017

ESE PEQUEÑO LATIDO...


               En un lugar, donde el hombre sembró piedras, encontré un corazón. En él vivía un pequeño latido, hermoso y casi perfecto, valiente y sediento, vigilante pero sereno. Me vió, dibujó una ilusión en su sangre y en el atrevido deseo, empezó un juego.
              -¿Qué sueños tienes?, preguntó el latido.
              - ¿Por qué te importarían mis sueños?, le contesté.
              - Es que yo vivo de ellos. Deja y te explico: Mi trabajo es dar vida pero en mi esencia soy sentimiento, ilusión, deseo, propongo escalofríos y detengo temblores. Trabajo duro bajo el Sol y cuando resplandece la Luna…A veces descanso quedito, a veces respiro nostalgias y veces se descontrola mi pulso, me pongo a mil y escucho gemir, el trance de un Amor.
              Era un simple y pequeño latido, pero me sorprendió tanta sinceridad. Abrió de par en par su libro y en él creí que valía la pena, embargar mi tiempo. Y continuó…
              -No es fácil mi vida. Cuando mi cuerpo siente una emoción, debo pintarla para que se la crea, cuando tiene miedo, debo acelerar sus defensas y cuando dice que ama…Es un dilema, porque nunca sabe lo que quiere: Si lo cree, bombeo sangre, si se siente engañado mandó largas lágrimas a sus ojos, si no es correspondido pongo tintas a sus dedos para que escriba sin parar y si su amor es distante, lleno de neuronas su pobre cerebro para que piense y piense.
             - Realmente tu vida es azarosa y diferente.  Pero ahora estás solo, no te veo en ningún cuerpo.
            - Es que me salí de él. Decidió vivir sin mí. Ya ves, cayó en el desamor, la depresión, la soledad…Y prescindió del corazón. Pero te diré un secreto, Él ya no me necesitaba…Solo se dió todo, hasta la propia muerte, para que los demás aprendieran… Yo soy lo que de él queda, ya ves, un pequeño latido. Estuvo conmigo durante cuarenta días y cuarenta noches,  me enterró en lo más profundo de este suelo, me llenó de piedras, pero era tanta su soledad que en este lugar ni las serpientes viven, y creo que él lo sabía. Su nombre era Jesús…Y por eso sigo vivo y por otra cosa…
            - Dime, me estás intrigando. ¿Cómo puedes seguir con vida? Eres pequeño, pero te haces sentir.
            - Un latido puede vivir sin un cuerpo, pero muere sin tener un alma. Y yo encontré una, el alma de la Tierra y a ella me aferré, fusioné en su piel mis venas y arterias, escribí mi pequeña historia en un pedacito de su manto y ahora soy parte de su respiración. Siento su humedad y su resequedad, su erosión y su regeneración, sus verdes y sus azules, sus salvajes cantos y sus amores, los dulces suspiros de sus cielos y las espumas de sus mares, el calor de sus Soles y el romanticismo de sus Lunas. Y soy feliz.
             - Y, ¿Cómo te llama?

            - Me llama…”Poesía”.


lunes, 10 de abril de 2017

ERÓTICA ELEGANCIA...


           Quisiera recrear mi sensibilidad entre las piernas del placer para dejarla vivir, quisiera navegar por la exótica piel de la pasión para dejarme sentir, quisiera que mi aliento respirara tu boca y así explicar mis labios, quisiera un momento contigo y poder dibujar el eco de un gemido. Quisiera…Pero llegará el recuerdo, disfrazado de un viejo sentimiento y lo haré a un lado. Verás el reflejo de otras lunas pintado en tu memoria y los desharé con mi cielo. La inquietud llenará tu pensamiento con otros escritos y te cubriré de nueva imaginación…Ya no pensarás, solo sentirás, ya no vivirá el miedo, solo te dejarás llevar.
            Verás caer cien pétalos de rosas y no preguntarás, solo te atreverás. Sentirás mi boca temblar tu cuello y el suspiro consentirá. Verás mis manos desnudar tu cuerpo y tus ojos se cerrarán, sentirás como el viento se lleva tus sedas y reconfortaré mi cuerpo, abrigando tu desnudez…Abrirás tus ojos y perderás las miradas en el dulce poder de la seducción, serás única y la más hermosa… Te invito a un baile, ese baile donde la música posee alma, los sentidos se convierten en destellos de estrellas y la noche en pasión.
            Ven, dame la mano y dejemos que los sentidos bailen. Escucha el breve silencio y no temas, solo es mi corazón suspirando un latido. Mis manos ya rozan tu piel, el acorde inicia música y el aire se llena de feromonas. Pervierte la contorsión y juega  a escondidas la sensualidad, la caricia muerde y los labios mojan ternura, se retuerce la lengua por querer salir y se aprietan los dientes. Entre mis dedos, la pausa y tus cabellos. En mi boca se tensa tu cuello y poco a poco, tu sudor respira en mi piel. El tiempo se detiene y mi Luna roba tus sedas, se encoge el espacio, el latido es intenso y el rasguño de tu deseo, arranca mi camisa. Dejo que mis dedos se descuelguen y atrapen cien burbujas de mi champagne, dejo que se atrevan… Y recorren tus labios. Despacito, resbalan por tu cuello y posesionan fuego entre tus pechos. Caminan húmedos y tiernos, sienten cada poro y entre dos, acarician tu pezón. Gritan las burbujas, gime la uva y despierta el erotismo.
             Embrujas locura, te conviertes en cielo y tu boca arde en mi pecho. Siento tu lengua enredada en mis vellos, tus pestañas acariciando mi garganta y tus manos poseyendo mis muslos. No te detengas porque mis acordes no callan, el saxo robó la música de las nieves y la percusión la explosión del volcán. No te detengas, déjame respirar dentro de ti porque tu aire es libertad, tus humedades mi mar y tus entrañas mi hogar. Desenfrena intensidad, mueve pecado, enloquece mi vigor y sentirás que cuando el Amor penetra, se abraza el silencio, eyacula el orgasmo y el erotismo se viste de elegancia.


              
          


                                 

domingo, 9 de abril de 2017

MUSA DE PIEL Y CORAZÓN...


              Eres tú, la que coge la mano de mi inspiración, la que dibuja una emoción y la que sopla para que el viento sea. Llegaste a mí, transportada por la brisa del cielo, pensada por la magia de una poesía, preñada por la ilusión de una vida. Jamás te conocí un pecado, porque no te conozco, nunca firmé un color en tus ojos, porque no veo tu mirada, pero siempre me refugio en tus brazos, porque conozco tu alma. Te di mis miedos y los llenaste de sueños, te regalé mis versos y pusiste sus rimas, toqué tu corazón y embriagaste mi sangre.
             Jugué con las palabras y de ellas fui cautivo…Y tú las besabas en tus labios. Expuse mis sentimientos y de ellos fui prisionero…Y tú los pusiste entre tus pechos. Expliqué mis ansiedades  y los censores se burlaron…Y tú las escribiste en tu alma. Recité mis pasiones, deseos y humedades y el cielo sonrojó su azul…y tú, las pusiste entre tus manos, les diste un sentido y con ellas, abrazaste tus noches.
              Vivo por ti, porque tú vives en mí, eres mi musa y en ti nacen mis versos. Tú eres quien me canta, quien me arrulla, quien cobija los miedos de mi cama, quien cada noche susurra los escalofríos de mis ceras y quien sorbe conmigo, cada gota de mis añejos tintos. Eres chistera en mi magia, en esa magia que un día se recreó en dulce poesía. Eres cómplice y amiga, bruja y estrella, Luna y ocaso…Eres esa sutil Luz, que emborracha mis letras y jamás duermes hasta que las tintas de mi alma bailen y bailen, recen y amen, toquen y besen…Sienten y deseen.
             Musa que partes mi piel y pegas sus pedazos con tu saliva, grande e intensa musa que en tu puño cabe mi corazón y en él dejas que tu sangre fluya sin parar. Musa del amor, de la inquietud, del nervio y del miedo…Musa que día con día nadas en mí, que noche tras noche envuelves mi Luna de ternura, que me llenas de piel y corazón... Porqué en ti, renové mi piel capa por capa y descubrí nuevos latidos en mi corazón, mi sangre con tu sangre.


          

           

sábado, 8 de abril de 2017

MI POESÍA...


             Empecé a escribir como diablo, el viento perseguía mis letras y el tiempo no alcanzaba a comprender. Sentía como las rimas querían alcanzar algo, una tras otra brincaban entre mis dedos, susurraban deprisa entre ellas y ni siquiera mis tildes alcanzaban a someterlas. Era como un vagón de tren lleno de sentimientos en caída libre, sin una locomotora que lo guiara. Los paisajes vivían rápido y el cielo cambiaba día por noche en un suspiro.  El espacio se hizo uno y ni la respiración lograba expandir un gramo de su peso, el universo caía como sombra sobre mis pestañas y solo el deseo abría mis ojos. Pero alguien estaba en mis manos, alguien que quería vivir en mi…Alguien que me amaba.
              Era ella, tan bonita como una estrella recién nacida, tan frágil como la tersura de un pétalo de rosa, tan limpia como el espejo de mi mar y tan sana como la dulzura del cielo. Era ella quien apresuraba mi vida, quien en cada una de sus sonrisas me vestía de sedas y motivos, quien en cada una de sus miradas me decía “hazme tuyo”, quien cada noche estremecía mi alma, absorbía mi corazón, penetraba en la mente de lo imposible y bailaba loca y erótica entre las tintas de mis dedos.
              Era ella. Sentí que era ella quien apresuraba mi destino, la que explicaba cada uno de mis “solos” besos, la que gemía en mi silencio y la que de vez en cuando, arrancaba una sonrisa en las comisuras de mis labios. Era ella, a veces seria, a veces pervertida, a veces enfadada y siempre nostálgica. Era ella la que un día le dio razón a mi vida, porque en el desamor, en ella me refugié, en mi tristeza acepté el regalo de su blanco espíritu y en mi soledad  la abracé tan fuerte que el trueno enmudeció.
               Y ese día, en ese vagón de mi vida, erizó su piel, entraron en trance mis lágrimas, su alma expandió tanta luz que mi corazón dejó de latir. Sus ojos no dejaban de mirarme, sus entreabiertos labios no soltaban aliento y su aurea se impregnaba de blanco y violeta. Su ternura quería tocar mis manos,  pero el absurdo pensamiento preñaba barreras, la oscuridad de las letras bloqueaban su hermoso final, hasta que el tiempo decidió no esperar. Y fue entonces que embraveció mi mar y me llenó de coraje, la Luna embistió mi alma y me regaló su sensibilidad, el cielo me prestó su azul y me dio seducción, el viento me movió y me dio contorsión, el fuego de las estrellas me dieron calor y en él llegó el dulce erotismo, la imaginación y la inspiración. Corrí más rápido que aquel vagón y escribí un sueño, despacito y letra por letra lo tatué en ella, poco a poco la sentí respirar, la vi hermosa y otra vez a mi lado…Era ella, mi poesía.



             

viernes, 7 de abril de 2017

ES UN PLACER SER TU AMIGO...


            Confidencias y baile de razones y emociones, gallardía y una mano tendida, escuchar…Solo escuchar.
            Nací para ser tu amigo, un amigo que vive bajo la misma Luna, que ve la cara de tu mismo Sol. Que te imagina en su silencio y te adora cuando me dices “hola”.
            En un rincón de mi alma, deshojo día con día el libro de mi historia y tú eres una parte importante de él. Eres la circuncisión de sus tildes cuando ando alterado, eres matiz de color en las rimas de sus versos y en sus lágrimas, mi pañuelo. Eres el toque de Amor cuando mi corazón suda tristeza, eres ocurrencia en la timidez de mi sonrisa y elegante ternura en el viaje de mis sentimientos.
           Contigo no hay duda, solo una cera encendida cada vez que hablamos. Contigo vive el perdón y en el renacen mis suspiros. Contigo no existe la barata adulación, pero si un compromiso adquirido de verdad. Contigo  los papeles no se firman, los niños no lloran, las caricias no se tocan pero se escriben, los tintos no embriagan pero descuelgan sus gotas hasta el fondo de nuestra alma.
           Quizás la distancia sea nuestra iglesia, esa iglesia donde los enamorados arrodillan sentimientos y pactan compromiso. Nosotros solo miramos al cielo, nos sentimos, navegamos locuras, besamos agrietados labios y los llenamos de mar. Somos amigos y poetas, somos diferentes y distantes, somos noche y sueño de Luna, somos lo que queremos ser, escribimos lo que nos da la gana y abrazamos el mismo albedrío que la libertad del Creador nos regaló.
           Te quiero mucho, consérvame entre tus amigos porque tú ya tienes casa en mi jardín. Y en ella, todos los días riego sus pastos, acaricio los pétalos de sus flores, canto con sus pájaros y cuando el amanecer la empapa con su rocío, te siento despertar. Es entonces cuando en nuestra vecindad, se reinventan las aceras del verso, la sal del mar blanquea nuestras paredes y del cielo cae la dulce lluvia de la poesía. Por mí, por ti, por lo que siento y porque estas letras las escribe mi corazón…Gracias, es un placer ser tu amigo.


           

           

jueves, 6 de abril de 2017

ESA CLASE DE AMOR...


                Cuando te siento, te explico en azul. Cuando estoy dentro de ti, me siento parte de tu sueño. Cuando veo esa mariposa libar sobre tu desnudez, quisiera tener los colores de sus alas. Cuando tus manos recogen el rocío en mi jardín, quisiera ser  el aire que vive entre tus dedos, cuando sientes emoción quisiera ser tu lágrima y cuando sonríes quisiera ser el ladrón de tus mejillas.
                Dibujé un beso en mi boca y esperaré hasta que tus labios lo iluminen, pinté un verso en mi alma y rezaré para que sea tu corazón, quien lo recite. Imaginé un sueño donde las nubes eran tus brazos, donde las estrellas eran los destellos de tus ojos y donde el cielo se estremecía como el escalofrío que mis manos sembraban  en tu cuerpo. El viento se engolosinaba con tu olor, el mar aprendía sus mareas con tu luna y la suavidad del vuelo de una golondrina, envidiaba la seda de tu piel.
                Esa clase de amor, esa dulce tentación de una vida contigo, esa exquisita generosidad de dar todo a cambio de un “si” de tu corazón, ese camino donde nuestras huellas escribirán sobrepuestas un destino, ese edén trabajado que solo los enamorados entienden…Esa clase de amor es la que necesito, la que extraño y la que en mis sueños día con día, construyo.

                Mis puños detienen las manecillas del Tiempo, esperándote y a la vida le pido espacio para que quepas en mí. Le escribí un verso a la muerte y se lo dejé incompleto para que me esperara un poquito más la eternidad. Pero si un día el Creador piensa en mí y me quiere a su lado, en mi último suspiro te lloraré, por mis lágrimas saldrás de mi alma y de mi corazón…Y cuando caigas en mis manos, te dejaré ir, porque esa clase de amor, no era para mí.


miércoles, 5 de abril de 2017

¡PASEN Y VEAN!...


        ¡Amigas y amigos, pasen y vean, la función está por empezar¡ ¡Bienvenidos al circo del PERVERSO AMOR!. ..¡Único día, única función!...¡Boletos agotados!
        ¡Que empiece el gran circo! ¡Que aplaudan las lágrimas! ¡Que vibren los pezones!
        (Solo se admiten palomitas con doble mantequilla, para que resbalen los sentimientos)
        ¿Están listos?...
        ¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!...Gritaron los pezones.
        Primer acto:
        “Por favor, mantengan a los niños alejados de sus emociones, a los mayores de 90 que no se levanten de su silla de ruedas y a los agnósticos, que solo se den golpes de pecho y no miren”
         Vuelan los trapecistas, cruzan miradas y todavía no se atreven. No hay red. No hay luces, solo el foco que ilumina lo que quieren que veamos. Salta el atleta a un trapecio vacío. Primera prueba. El trapecio vacío es ocupado por una escogida. Vientos y vaivenes, miradas y miedos. Brinca el atleta y la escogida lo coge. Fue buena la acogida y el atleta lo intentará una segunda vez. Vuelan y vuelan. El salto será mortal invertido y la escogida lo cogerá como leona en celo…Suspira un aliento el atleta, suelta el trapecio, gira sobre si mismo, dos volteretas  y completa el sublime momento.
         ¡Señoras y señores, fantástico¡…
         Sonríen los escrotos, aplauden las vaginas y rechinan las sillas de ruedas.
         Segundo acto:
         “Por favor, los que no entendieron, abandonen el circo y los que sí lo hicieron…Manténganse en sus asientos con sus manos abiertas.”
          Entra el domador a la jaula. Las leonas gimen. Se estremecen los barrotes y se prenden las luces. Las leonas dejan de gemir y esperan. El domador exhala un grito y las leonas abran la boca mostrando sus colmillos (algunos retorcidos). El domador exhibe su látigo y una de las leonas dice “Naaaaaa”. Una de las leonas le contesta con intento de arañazo y el domador impertérrito hace oídos sordos. Una de las leonas piensa “ este número ya lo habíamos hecho y no funcionó”, brincó sobre el domador  y le susurró al oído “eres un idiota, esto ya no funciona”. Abrumado el domador, tiró el látigo, caminó junto a cada una de las leonas y a cada una le dio un beso. Empezaron a brincar, saltaron alturas y pasaron dos veces por el aro de fuego. Fue entonces cuando el domador, embelesado y sorprendido cayó al suelo y las leonas sobre él…Lo lamieron tanto que su piel rebajó en dos centímetros su espesor, su corazón latió dos veces por segundo y su alma se llenó de ternura, por primera vez.
        ¡Señoras y señores, sublime lo que acabamos de ver!
         Las vaginas sonríen, los escrotos esperan revancha y las sillas de ruedas aplauden.
         Tercer acto:
         “Por favor los enfermos del corazón, los que tienen demasiada virtud y los que temen al pecado, abandonen el circo”.
          El círculo se llenó de caballos, de tragafuegos, de ilusionistas, de magos y de payasos. Éxtasis final para una función única. El tragafuegos se tragó un caballo y en las manos del ilusionista apareció en la chistera del mago. Ambos sonrieron al payaso y éste sacó de su nariz un conejo y una paloma. Pidió dos voluntarios y corrieron una vagina y un escroto. El payaso le pidió al ilusionista un rio y por el navegó la vagina hasta llegar al círculo…El escroto, solo se levantó y dejo que su pene caminara la distancia. El payaso los juntó. La vagina sonrió en su timidez y el escroto mostró su vigor. El tragafuegos se puso a un lado de la vagina (solo para cuidarla del persistente escroto) y un caballo de pura sangre, bebe y derrama, se puso a un lado del escroto. ..El ilusionista y el mago se pusieron a un lado del payaso y de repente empezó a derritirse su pintura, sus dibujos y su sonrisa. Palideció su cara, resplandeció su cuerpo y se convirtió en llena luna, esa luna que a veces sonroja y a veces se pone a punto de caramelo. Las vagina lo sintió y se humedeció, el escroto irguió su pene y escupió un verso. Y fue entonces que la vagina habló: ¿Solo de eso eres capaz?, Yo esperaba poesía, caricias, ternura, un escalofrío…y solo me escupiste un verso?.
           Relincharon los caballos saliendo de la boca del tragafuegos, renunció el mago y el ilusionista se agotó tanto que el payaso a cuestas se lo llevó. Enmudeció el circo, porque cuando el amor es perverso solo escupe, cuando el amor es egoísta solo escupe, y cuando el amor es solo satisfacción de uno, solo escupe.
          ¡Pasen y vean¡…El amor no solo se vive en tres actos.


        
        
       

        

martes, 4 de abril de 2017

LUNA DE CARAMELO...


               La noche se pintó de azul, ese intenso azul que solo vibra entre ángeles y poesías.  Te vi de pie, con la razón sentada y los deseos a flor de piel. Vi una gota de sentimiento recorrer tu mejilla y por si sola te explicó. Sentí tu corazón y el reflejo de tu alma sudando pasión, vi tus manos como se llenaban de las caricias del universo, vi tus pechos como erizaban viento y tus ojos como atrevían dulzura.
                La palabra nacía en mi boca y tu dedo la calló de suavidad, el pensamiento rozó mis cejas y tu aliento lo envolvió de ansiedad. Prendió el fuego las ceras del romanticismo, llenó la vida una copa de añejo tinto y el verso brincó de la soledad, para poseer nuestros cuerpos. La Luna se vistió de caramelo y las estrellas se convirtieron chispas de chocolate. El mar calentó espumas de membrillos y mermeladas para que resbalaran queditas en nuestro silencio, ese silencio que escribió el erotismo y recitó el Amor.
                Nació la dulce tentación, vibró el ecosistema de las ternuras, nos arrodillamos uno frente al otro e imaginamos la perversión de la atrevida pornografía. Horneamos turrones de suaves yemas, flameamos exóticos postres de kiwis y carambolos, azucaramos cremas y quemamos sus olores, humedecimos sábanas y encelamos almohadas.
                ¡Que el pecado se haga un lado, porque la noche es sublime! ¡Que la terca ansiedad no se apague porque en el profundo sentir está el compartir! ¡ Que broten los fluídos, que reviente el libertinaje, que muera el recuerdo y que viva el momento!
                Y en nuestro descanso, dejé que las calientes ceras penetraran mi mano para recordarte, que los tintos dejaran una gota en cada copa para seguir bebiendo tu boca y que los versos, escribieran poquito a poquito nuestra noche de amor. Besé el sueño de tus ojos, recorrí con mi dedo tus labios, olí tu piel, te abracé y dormí junto a ti.
               Quizás pasarán las manecillas del tiempo a través de la nostalgia para volver a escribir nuestra noche, una noche que viví en mi sueño, una noche que solo imagino cuando tus versos rozan mi alma…Una noche que un día…Será nuestra noche, el cielo se pintará de intenso azul y la Luna, se vestirá de caramelo.