Translate

jueves, 4 de mayo de 2017

¿DESEO O PECADO?...


                Sueña la Tierra, babea el hombre y la mujer siente. Desafía el viento los desiertos, grita el lobo y aulla la desesperación. Esconde sombras la Luna, revienta espacio el meteorito, entra en el gusano del infinito el Tiempo y renace la semilla de la inmortalidad. Se cimbra el verbo, truena el pensamiento, camina la eternidad en su luz, estremece su agonía el pecado y nace el deseo.
                Miradas cruzadas, un sentir a flor de piel, sentimiento parido en gotitas de sudor, una espera y el sufrir de la sublime agonía. Una caricia atrevida, un abrazo con olor a ternura, quedito toque de labios… Emoción que enchina oxígenos y diablitos. Canción sorda de palabras, acorde que inflexiona  música, aliento sabor sensualidad y suave contorsión plena de tu seducción. Eva y manzana, Adán y serpiente, paraíso y miedo… ¿Deseo o pecado?
                 Poesía de amor que despiertas pasión, cuerpo perfecto que envuelves alma y guardas un hermoso corazón, ojos que miran a pura y blanca nieve, labios que abrazan ternuritas de beso y que jamás podré despegar de mis versos. Deseo de mujer y te llaman “Pecado”… Pecado es mi reto, porque quiero pecarte profundo, pecarte intenso y pecarte en cada una de mis noches. Quiero pecarte cuando no estés a mi lado, cuando la imaginación vuele a tus brazos y cuando el deseo sea inagotable. Quiero pecarte al sentir tu piel, al abrigar tu lenguita y al cerrar tus ojos. Quiere pecarte con mis manos resbalando por tu cuerpo, con mis piernas entrelazadas a tus muslos y con mis ojos hundidos entre tus pechos.
                 Pécame porque yo pecaré en ti, deséame porque te deseo intensa y profunda…Ámame porque en el deseo te tendré y en el pecado, penetraré hasta tu alma.