Translate

domingo, 21 de mayo de 2017

ESCRÍBELO...


Siente y lucha, escucha el beso de la vida y escríbelo.
Detén el tiempo, huele un café, mira un vacío y escríbelo.
Provoca un deseo, arma una pasión, ámala y escríbelo.

                  Frota el cielo, pide tres deseos y un sueño. Mira por tu ventana porque tus deseos son esas gotas de lluvia, esas transparencias de rocío y esas lágrimas que cuelgan en los ojos de tu sueño.  Deja que tus brazos naden al albedrío del viento, consiéntete y déjate llevar. No mires atrás porque ahí quedaron recuerdos que saben a miedo, ilusiones que a medias se pegaron y anhelos que quizás un día, enraizaron tu alma en el laberinto de las dudas.  Por fin, convenciste a ese duende llamado razón, a ese escozor mental que piensa por ti, a ese maldito cúmulo de neuronas que solo divaga realidades cuando tu sueño es la dulce imaginación del alma, el eco donde retumban los latidos del corazón y la casa donde habitan las ternuras de tu ángel…Por fin convenciste a la razón para que te deje ser, para que te deje respirar y para que te deje amar.
                 Enseña a tus manos a cerrar puños, pero no de nostalgias sino de esperanzas. Enseña a tu cuerpo que erizar piel, no es síntoma de dolor sino de amor, enseña  a tus labios que un beso no solo es dar un pequeño abrazo, sino que es penetrar la intimidad de un sentimiento. Enseña a tus ojos que solo ver,  es obsoleto para el alma y que mirar, es reflejar espejos donde nada el agua de una vida. Enseña a tus manos que una caricia es poseer, que tocar es dar y que apretar es sentir. Dile tus dedos que señalar no es educación, pero  caminar en piel es dulce perversión, que una buena tinta no solo desvanece uñas sino que tiembla fuerte en las falanges, que un verso no solo nace de la carne sino que es parido con dolor con la intensidad del alma y que la dulce poesía necesita de ellos, de su alma y de la dulce historia de tu vida.
                 Porque cuando estés preparado, se cerrará la noche y en tu ventana verás la luz del faro, de ese faro que guía tu destino más allá de la imaginación, más allá de los sueños y más allá de tus letras. Seguirás su luz y en ella te explicarás, te conocerás y dormirás tus verdaderos anhelos. Cruzarás túneles y grandes valles, se abrirán los grandes mares y sentirás la invención de nuevos vientos, te llenarán de polvo las estrellas, de fuego los cometas y de amor los ángeles. Y cuando llegues y seas, por favor…Escríbelo!.