Translate

viernes, 12 de mayo de 2017

PEDACITOS DE MI LUNA...


                …Y llegó el meteorito y rompió mi luna en un millón de pedacitos, cada uno se convirtió en una letra, los juntó el viento y dejó el cielo que en cada una de sus nubes, se escribiera un verso. Se asustaron los ángeles y soltaron sus arpas. El Creador les mandó su inspiración y se pusieron a trabajar. Cargaron una por una las nubes y dejaron siete en cada planeta conocido, las exprimieron y humedecieron todo, llovieron versos y sembraron poesía por todo el Universo.
                 El majestuoso evento tocó almas, confundió a los gobernantes, sembró pétalos en la cama de los enamorados y cerró el ciclo de los bastardos sentimientos. El dolor, la guerra y el hambre eran vomitados en grandes agujeros negros, la libertad respiraba y sus pulmones crecían y crecían, los políticos cargaban pesados costales de mentiras y uno por uno eran tirados en las gargantas de mil volcanes, el cuento sonreía y la imaginación volaba, los ladrones cargaban cruces y los homicidas yacían entre alcantarillas, los libros se abrían y los sueños…Los sueños amaban a los soñadores.
                 Vivía el miedo su apocalipsis, la ternura abrazaba piel, la distancia se desconocía a si misma, los orgullos eran arrastrados por grandes olas y en sus remolinos los hundían en abisales fosas. El dinero solo empapelaba paredes y crecían más y más los árboles, verdes y majestuosos. Llegó el averno y se llevó sus humos y chimeneas, coincidió la caricia con el latido Universal  y el amor fue hermoso, precioso, alcanzable y eterno.
                 Nació el séptimo Sol…El Sol que borraba memorias y dejaba experiencias, extinguía rencores y llenaba pensamientos con su amor, secaba lágrimas y alargaba sonrisas, robaba pieles y comprometía almas a escribir en ellas…Ese Sol que cada día inventaba diferentes ternuras para que la pasión nunca decayera, ese Sol que fundió su luz con la de las estrellas para despertar un nueva genoma humano.
                 Seguían volando despacito ,los pedacitos de mi Luna. Algunos se juntaban y bailaban, otros disgregaban espacio y los más callados, solo escuchaban el dulce caminar de su tiempo. Componían versos y los ángeles les daban vida con su música. Poco a poco envolvieron ternura alrededor del nuevo Sol, en él se fusionaron y transformaron su dureza en lava de cielo. Llegaron lejanas estrellas y en cada uno de sus destellos nació un diamante. Eclosionó el Universo, la lava se convirtió en manto y el viento lo llenó con estelares preciosidades. Se formó mi nueva Luna, una poesía de amor y ternura, un escrito de sueños y esperanzas, una música de sentimientos y pasiones…Y es por eso que cada vez que te siento, te mando un pedacito de su manto para que abrigue la soledad de tus noches  y me recuerdes, un poquito más.