Translate

viernes, 21 de octubre de 2016

VEJEZ SOLIDARIA


        Me peino de plata y todavía sonríe mi cansada vista recordando añejas miradas. Día con día, desvanece la vida los latidos de mi corazón, noche tras noche solo mi pluma encarece las callosidades de mis dedos y en mi almohada solo lucen las profundidades de mis deseos. Tenue hermosura que ya solo te imagino en la distancia, frágil memoria que atraes recuerdos y falsos olvidos de la nostálgica historia.
          Bebí amor y en sus posos, emborraché mi corazón. Escribí sentimientos en vacíos abrazos y en cada uno de ellos perdí un pedazo de mi alma. Escuché música de acordes lejanos y nunca pude besar sus playas. Atravesé presuntos infinitos y acabé arañando las paredes de mi soledad. Di mi ser, regalé generosidad y sin pedir dádiva alguna, me regresaron sus miedos.
          Vejez que ya te siento cerca con tu bastón, mi perro y unas gafas que me ayudarán a ver lo que nunca quise sentir. No me ayudará mi fé, porque siempre creí y jamás olí el favor de su viento. No me ayudará la experiencia, porque aunque la explique, solo aguantaré risas entre tanta inmadurez. No me servirá la edad, porque mis arrugas ya se habrán cansado de aguantar tanta hipocresía.

          Vejez que no te podré ocultar ni ganas tendré de cuestionarte. Vejez que ladrarás en mis noches y te escucharé con amor en el canto de los pájaros en cada amanecer. Vejez que fluyes y fluyes y nadie te puede detener. Vejez, último respiro de vida y antesala de mi muerte.  Vejez solidaria con tu bastón, mi perro y unas gafas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario