Translate

domingo, 22 de enero de 2017

LAS GRIETAS DE TUS LABIOS...


           Soy un viajero del tiempo, un mago del espacio y el druida de tus sentimientos. Soy espejo en tu imaginación e ilusión en tu sueño, soy el policía de tu destino y el amante perfecto de tus deseos. Soy esa luna que vela tus noches, soy el destello más largo de aquella estrella…Soy el aire más puro, que respira tu boca.
           Así me dibujaste en tu mundo, así me anhelaste y así gritaste mi nombre. El rumor del viento susurró mi camino, la brisa del mar destapó mi soledad, los colores de tu belleza despertaron mis sentidos y tus palabras dieron vigor a mis pisadas. Quedito y despacito llegué a ti. Tu espalda abrazó mi bienvenida y la sorpresa, puso mi mano en tu cadera. Sentí profundidad en tu respiración y leí en tu escalofrío lo que ya sabías, me miraste y me enamoraste, sonreíste y poseíste mi corazón, pintaste una pausa eterna en mi mundo y entraste en mi alma.
            No dejamos que el vacío ocupara un espacio, liberamos la osadía del tiempo y retamos nueva vida. Desnudamos nuestros sentimientos, mostramos almas y sentimos latidos. Poco a poco nos acercamos más y más…Ya escuchaba la fragancia de tu piel, oías el color de mi aliento, sentía el suave temblor de tu cuerpo sin abrazarte y olías mi deseo, penetrar en tu pasión de mujer.  Ya éramos uno en el reflejo de la luna, solo una sombra vivía en la arena de aquella playa, solo un verso nació…Un verso que robó mis letras, se fundió en tus rimas y se recreó en la más hermosa poesía que un mar haya escrito.
            Contorsiones desafiando olas, gemidos de espuma que callan mareas, cuerpos empanizados de fuego y arena, miradas cerradas, sentimientos abiertos…Éxtasis de pasión, brisa encelada por tanta humedad, estrellas fugaces anhelando nuestra caricias, agitadas respiraciones,  regaladas exhalaciones de ternura…Lazos profundos de piel con piel que excitan tanto deseo.

             Tu abrigo eran mis brazos y tus pechos mi hogar. Tu sueño, mi custodia y tus latidos, mi vida. Vi como tus cabellos, doraban nuestro amanecer. Poco a poco sentí el despertar de tu cuerpo y abrí mis ojos.  Dejé que mi corazón retratara tu belleza, dejé que mi alma copiara tus sentimientos y dejé que mis dedos recorrieran la ternura de tus labios…Y en su viaje me explicaron que estaban llenos de grietas, de esas grietas que fueron esculpidas por tu historia, esas grietas que marcan la profundidad de un desamor, esas grietas que fueron surco de lágrimas… Esas grietas que hoy morirán en la saliva de mi boca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario