miércoles, 1 de marzo de 2017

CARENCIAS...


             Explícame tu noche, déjame sentir solo una de tus humedades…Permite que mi piel, repose junto a tus manos.

             Sentir tu amor, exige un por qué, un cuanto y un hasta cuándo. Vivir tus caricias es ilusión de un sueño inacabado, una heroica pretensión de un atrevimiento no consentido y una amarga pasión en el egoísmo de un deseo. Te diré que de tu boca, nació mi palabra, de tus labios, mi verso y en tus ojos, comprendí la distancia…Te diré que tu ausencia hace que mis noches huelan a café y desenvaine sábanas en mis amaneceres. Te explicaré que intento sentir tu piel, pero solo conozco el relato de tus escalofríos, la fragancia que me cuenta tu viento y la suavidad que refleja en mi luna.

             En silencio y sin que te des cuenta, quisiera robarte un pedacito de cielo, ese pedacito donde la blanca nube es vapor de mar, donde el azul grita purezas y el aire navega quedito. Quisiera recoger entre mis puños tu Sol y en su fuego darte el poder de sentirme, quisiera excitar el polvo de un cometa, para que sus gemidos te abrazaran cada medianoche, quisiera tenerte una sola vez en mi vida, para explicarte que cuando el corazón respira Amor, el alma escribe pasión, que cuando el corazón late con otra sangre, el alma seduce y que cuando un corazón se llena, el alma posee.

              Indomable destino que conviertes carencias en sufrimiento, deseos en vagas ilusiones y palabras, en un escrito, que quizás jamás, leerán sus ojos.