viernes, 24 de febrero de 2017

ROBARÉ POR SIEMPRE TU ALMA...


            Mucho tiempo, escondí miedos, guardé ternuras y reprimí deseos.  Pasé largas noches sin ahogar una pasión, sin libar en otras humedades, sin merecer más caricias que las del reflejo de una triste luna. Endulzaba mis labios en el bouquet de un buen cabernet y al calor de una vela, escribía unos  sentimientos que solo rimaban, cuando  lograban expresar,  el anhelo de una perdida pasión. Pasé oscuras horas intensificando mis letras, pero solté lastre, clasifiqué recuerdos, restauré memorias y en la batalla contra la soledad, sentí madurar mi alma.
            Creció la capacidad de reflexión, aminoró el orgullo su inflexión, y mis tintas se volvieron a cargar de aquellos sentimientos que un día, enarbolaron mis dotes de amante. Ahora cierro mis ojos y veo con ternura el interior de un buen hombre, dejo que los  dientes aprieten mis labios y no siento rencor, solo ganas de volver a mamar pasión, abro mis manos y en sus líneas ya no hay vacío, solo emerge con todo su poder,  la nueva poesía de mi vida.
           Y es por eso que te escribo, y solo te escribo porque no te conozco, no te miro pero te siento, porque sé que estás.  Quizás estés sentada en un rincón de nuestra amada Tierra, leyendo mis palabras, quizás nunca las leas o quizás cuando las leas no me comprendas o no sientas que ahí estoy , con la desnudez de mi alma, queriendo abrazar  tu luna.

          Te necesito. Róbame las manos, para que mis dedos puedan respirar en cada poro de tu piel. Róbame los ojos, para que sientas la intensidad de cada deseo guardado. Róbame los labios, para que mis caricias escriban ternuras en tu cuerpo. Róbame mi silencio, porque cuando el grito del Amor, deshaga tus sábanas, lo convertiremos en gemido. Róbame el aliento, para que mis versos solo se alimenten de ti…Dame una esperanza y brincaré mi océano, dame una razón de existencia y cambiaré de luna, dame un pedacito de tu corazón y robaré por siempre tu alma.