Translate

viernes, 26 de mayo de 2017

UN PAISAJE EN MI CAMA...


                  Ya respira otoño mi árbol, espera silencio la nieve y el cielo pinta gris. La sombra embellece y rasguña paredes, los dedos ven sus uñas y la palabra enmudece aire. Despierta el pezón en su frío escalofrío, duerme la piel su intensidad, desvanece la boca sus labios y sufre la mirada por no poder abrir sus ojos. Cava su trinchera el deseo, respira el olfato su agonía, suena la música en el polvo de la poesía y relata cuentos, la compungida libertad. Truena el sentimiento en su alevosía, desparrama gotas de sangre el latido, huye la razón y se encoje el alma.
                  Amanece tenso el pensamiento y el carmesí de la vida, yace tatuado en las sábanas de la esperanza. Las manos cierran puños y someten almohadas, nadie humea café y no viven letras en mi mesita de noche. Nacen respuestas vacías a las preguntas de mis paredes.  Relame el instinto  antiguas humedades, agota la perversión su inquisición y venera el tacto, su olvidado cuerpo.
                  Supremo silencio que borras el recuerdo de ajenas compañías, venerado deseo que no te atreves a ser escrito como pasión, vacío existencial, orgía de falsas excusas en la razón y miedo a una soledad que todavía llena mi cama. En la locura hablan los algodones con las sedas, grita la madera y sufre la cabecera cuando las uñas de la rabia prueban su consistencia. Se delata la cobija y exhibe oscuridad la lámpara, muerde labios la ventana al mostrar cielo y distancia, envejece el oxígeno al cerrar la puerta y gime el frío, porque nadie me abraza.
                  La tristeza compone una canción, su música es robada a la melancolía y su voz toca trémula en su cadencia. Despierta el vaho en el cristal, sudan las sienes y se cruzan las piernas. La imaginación muestra su poder y el color su ternura. Vacila el músculo y se contrae el vientre, abraza la mano y corre la sangre, se sorprende el corazón y late mi alma. Explota el pensamiento, se revientan las venas de la fuerza y llora pánico el cuerpo. Te fumas un cigarrillo y me miras. Hoy te poseí y te amé, pero solo fuiste…Un paisaje en mi cama.