Translate

miércoles, 19 de julio de 2017

...Y EL CIELO SONRIÓ.


                 El perdón necesitaba ser perdonado porque no nació en el corazón, la caricia envuelta y devuelta por necesidad del egoísta deseo y la pregunta, sentada en el portal de la esperada respuesta, lloraba una palabra.  El orgullo perdió su capacidad porque no hubo perdón ni devolución de caricia, tampoco la respuesta indicada llegó…Solo ese profundo silencio que desbarata el alma y la llena de vacío.
                 La mirada desparrama lágrimas, la oscuridad se convierte en malla de acero de tu coraza, tiemblan las manos y se acortan sus líneas de vida. Tu soledad ya no llora, solo suda intensa, el cielo se abre, te da una oportunidad y no la ves porque los ojos cansados, no transparentan la sal de sus gotas.  Arrecia la lluvia, la humedad huele a mojada tierra y en ella clavas tus pies. El núcleo vibra, el pasto crece y en tus piernas sientes el escalofrío de un amor natural, puro y generoso. Caminas despacito, observas de frente, escuchas viento y enjuagas tu sal. El paisaje es tuyo y el ocaso lo pinta de un ardiente rojo. Sientes infinito y tu alma lo sabe, tocas brisa y tu corazón late. Cierras pestañas pero no piensas, la imaginación no nace y ves como el sueño se pierde por los recovecos de tu mente.
                 La Tierra es sabia y entre sus árboles, nace un violín. Tiene forma de pequeña mujer y cuerdas de garganta de ángel. El espíritu del bosque lo afinó, la miel de una abeja reina le dio brillo a su madera, el sauce llorón lo bautizó en el sentimiento y cien lianas se fundieron para crear sus cuerdas. Lo pusiste en tu pecho y ya su jalea, empapó vellos y resbaló en el vientre. Su música brilló, su estampa enrojeció ante el Sol en su puesta, sus cuerdas cantaron y tu alma quedita, venció miedos. Poco a poco, tus manos lo acariciaron, envolvió tu caricia y te regaló la composición de la exquisita ternura. El corazón le pidió perdón porque sin querer provocaste una excitación, se ruborizó y te mandó un beso, ese beso que solo la música tatúa en el recuerdo, ese beso que los labios se abren al recibirlo y ese beso que la lengua baila suavidad, pegado al pétalo de su rosa.
                Nació la pregunta y la respuesta fue verso. El violín se transfiguró y creció. Vibraron las cuerdas, latió la madera y tanta miel se convirtió en mujer. Bella, hermosa, tierna y desnuda. El ocaso se difuminó y emergió radiante la Luna, los destellos eran estrellas, los cometas cabellos y su piel cambiaba de color como sus ojos cambiaban miradas. Alzó la mano y su dedo apuntó a una abertura en el cielo. Ya los ojos no miraban tierra, veían mujer, seguían su dedo y apuntaban a ese pedacito de Universo.  Sonrió la Luna y el Sol se durmió. Del vacío cayeron sedas con cara de sábanas, nubes con sabor a cama y sonidos de violín, con olor a poesía.
                En tus brazos se estremeció y los ojos se cerraron cuando sentiste su piel. En tu interior creció la imaginación y el sueño empezó a prender, salivó el deseo y el orgullo desapareció en un viejo y aprendido teatro de vida. Ya no buscaste respuesta porque no había pregunta que soltar, tenías tu espacio y pediste callar al tiempo. Le dijiste al amor que se hiciera, a la eternidad que fotografiara el momento y al cielo, que en su inmensidad los absorbiera.
               Y llegaron los tres Reyes Magos del Amor: el mar, una vieja estrella y la Luna. Llegó primero el mar, bravo y cansado, intenso pero relajado, espumoso y salado. Puso su alta marea al servicio de tu lecho, su profundidad entre los abrazos y su dulce sal, entre los labios. Renqueante llegó una vieja estrella. Todavía luminosa mostraba con decoro sus añejas puntas, un libro abierto en su vientre leía su historia y un reloj de arena en sus manos enseñaba cada gramo de su sabiduría. Puso el ambiente a su media luz y una por una prendió las ceras de su larga vida. Se sentó, los vió y recordó…Y en su vieja y bien formada educación, se convirtió en fugaz para no molestar.  En su huída, un millón de sus hijas se convirtieron en lluvia y despacito, mojaron sus cuerpos de pasión.
               El viento enfureció y la ventana se abrió. Entró el resplandor, el aire gimió, las paredes se agrietaron, enloqueció la música, las rosas desprendieron pétalos, el grillo se sorprendió y calló, un delfín brincó siete mares, la morsa comió zanahorias y el conejo se escondió. El Universo vibró, expandió su cola el cometa, el león aulló y la serpiente cambio siete pieles. El camaleón fue actor, el juglar carnicero de besos, el lenguado lengua de sal y la cama, un edén. Llegó la Luna y se posó a sus pies. Desnudó mares, activó cráteres y dejó que la lava fluyera por sus piernas. Sus antiguos ríos empezaron a salpicar, sus valles a recibir tanta humedad y desvistió su natural sensibilidad. El poro se abrió, la piel sudó, una lágrima sintió y la rima bailó… Le dio sensualidad y ella contorsionó, te dió seducción y la sangre llenó el espasmo, desvistió su manto, los abrigó y les prestó su orgasmo, lo sintieron profundo, eyacularon juntos, soltó un gemido y tú un abrazo, te hizo suyo y entraste en su alma, la hiciste tuya  y sus tintas escribieron versos en tu corazón…Fueron uno y el Cielo, sonrió.